El “estúpido dinero inglés” dispara el valor de los fichajes