Indios Rojiblancos





Notificaciones
Usuarios


GRUPO DE TWITTER


Hacha Uria

Página 7 de 9. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

<no> Re: Hacha Uria

Mensaje por Invitado el 02.11.15 18:54

El dinero nunca duerme
Por Rubén Uría


Publicado on 02/11/2015 at 15:02

Ser del Espanyol es un ejercicio de supervivencia diario. El equipo tiene más de 115 años de historia, pero su masa social, obligada a convivir con el Barça (más títulos, más dinero, más trascendencia) es minoría en Cataluña.

Relegado por las circunstancias, por la realidad deportiva e incluso en más de una ocasión, por las instituciones, el Espanyol y sus aficionados apenas ocupan un papel marginal en el mapa mediático. Es duro ser "perico".

A esa realidad deportiva incuestionable, el Espanyol suma una trágica situación económica. Al límite de la bancarrota, agobiado por los números rojos y por una tesorería llena de telarañas, el club ha sobrevivido, durante años, en el alambre, haciendo malabarismos para cuadrar balances y presupuestos. Obligado a la venta sistemática de sus mejores jugadores (Kiko Casilla es el último ejemplo), estancado por su insuficiente capacidad para generar ingresos (típicos y atípicos), angustiado por su deuda con Hacienda (unos 36M€, a liquidar y solventar en 2018) y por diferentes saldos y créditos sindicados para construir su nuevo estadio, el Espanyol parecía intubado y en fase terminal. Vivía al borde del abismo y para evitar su muerte necesitaba refinanciación. Se buscaba comprador, de manera casi desesperada, desde hace tiempo, era un secreto a voces. Hoy, esa búsqueda de dinero debajo de las piedras, ha terminado. El club ya tiene nuevo dueño. Al histórico “perico” le controlará un “dragón” chino: Rastar Group.

El club “perico” pasará a ser controlado por Chen Yansheng, propietario del gigante Rastar Group, que supera los 3.000 M€ de valor en bolsa y es líder mundial de fabricación de juguetes electrónicos, videojuegos y produce series televisivas asiáticas. Daniel Sánchez Llibre y Ramon Condal, máximos accionistas, llegaron a un acuerdo con el grupo chino por el traspaso de sus acciones y la de su gente afín (cerca del 35%, atención, pregunta: ¿cuánto dinero limpio se embolsarán por cada acción puesta a la venta?), a la que se le suman, también, las acciones de propietarios menores. Rastar adquiere cerca del 50%: unos 12 M€ se destinarán al control accionarial y el resto, a inversiones en fichajes y paliar el catatónico estado financiero del club. Hace meses se especuló que el club podría haber acabado en manos de un fondo buitre, Cerberus -que también presentó oferta por el Valencia, por cierto-, pero las negociaciones no fructificaron. Ahora, en cambio, los dirigentes han accedido a que el “dragón” chino haya comprado al club “perico”. Asfixiado por su deuda, el Espanyol no podía generar caja para poder hacer frente a los pagos y afrontar su deuda a corto y largo plazo: deuda con el fisco, créditos sindicados, saldos pendientes y volumen de deuda considerable. Una pared. Ahora los chinos pondrán el dinero. El recelo: que la nueva propiedad se involucre en el club, se empape de su historia y no se canse demasiado pronto de su nuevo juguete. El deseo: que el nuevo dueño sea capaz de disipar los negros nubarrones que se cernían sobre el Espanyol y que sus hinchas, obligados a jugar al susto o muerte, mantengan intactas sus ilusiones, sus cariños, afectos y tradiciones. El tiempo dirá.

Rastar Group capitalizará el club “perico” con una inyección económica de unos 65 M€. Servirá para lograr la anhelada refinanciación de un club estrangulado porsu economía de guerra. La hoja de ruta de la nueva propiedad pasa por la compra de acciones, el pago de una parte de la deuda, inversión en fichajes, esponsorización de la camiseta del equipo y un posible acuerdo por el naming del estadio. La irrupción de los nuevos propietarios extranjeros de condición multimillonaria no es una moda pasajera en nuestro fútbol. Ya es una tendencia: el jeque Al Thani se hizo con el control del Málaga a golpe de petrodólares, después el chino Wang Jianlin adquirió el 20% del accionariado del Atlético y más tarde, el magnate Peter Lim, el magnate más rico y solvente de Singapur, compró el 70% del Valencia. Poderoso caballero es Don Dinero. Hoy le ha llegado el turno al Espanyol. El “perico”, en manos del “dragón” chino. Nuevos tiempos. Aquellos en los que los clubes eran propiedad de sus socios ya parecen cosa de la prehistoria. Ahora los clubes, con sus tradiciones y su historia, más allá de los sentimientos de sus hinchas, son empresas que se venden y compran, gigantes financieros que festejan goles, pero viven de balances. Ya lo advirtió Gordon Gekko en Wall Street: “El dinero nunca duerme”.

Rubén Uría / Eurosport

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

<no> Re: Hacha Uria

Mensaje por Invitado el 05.11.15 12:04

Buzones cerrados
Por Rubén Uría

- Publicado on 04/11/2015 at 22:49

Inmersos en su tarea diaria de demolición y su gusto nocturno por la sospecha, los amigos del difama bien y si es del Barça, no mires a quién, se llevaron un buen disgusto esta mañana, al conocer que Benzema prestaba declaración en una comisaría

Después de Messi y sus líos con Hacienda (“enano hormonado y evasor fiscal”), tras el folletín coleccionable de Neymar en el juzgado (“57 y punto”), del jaleo de las esteladas (“España se rompe, ya saben”), de la sanción de la FIFA (“algo habrán hecho mal”), de la inquina a Piqué (“está en todas las salsas”), de despresurizar la denuncia de posibles presiones a un asistente (“eso no se lo cree nadie, no como el villarato, que existe”) y de la broma de Halloween (“han pedido disculpas, pero hay que seguir con el tema”), el suministro de estramonio se las prometía muy felices. Con la intención de enterrar en barro al enemigo público número uno, las terminales mediáticas afines al Madrid se frotaban las manos. Dichosos cual marrano en la charca, pusieron el grito en el cielo para agravar, engordar y censurar todos los supuestos mega-escándalos que, según ellos, siempre tienen un mismo protagonista (el malvado Barça) y un culpable (“el pequeño dictador”). Su misión, acoso y derribo constante, en bucle, hasta el infinito y más allá. Su meta: asesinar la reputación del equipo que rivaliza y compite con el que más audiencia les genera.

Inmersos en su tarea diaria de demolición y su gusto nocturno por la sospecha, los amigos del difama bien y si es del Barça, no mires a quién, se llevaron un buen disgusto esta mañana, al conocer que Benzema prestaba declaración en una comisaría, tras ser reclamado por la policía, después de que la fiscalía investigue una llamada anónima, en la que unos chantajistas reclamaban a Valbuena 150.000 euros, como condición para no difundir un supuesto vídeo sexual. Versalles, en sus pesquisas para esclarecer esa extorsión, decidió interrogar a Benzema, ya que su nombre aparecería en varias escuchas telefónicas. La secuencia de los hechos fue así: impacto, estupefacción, revuelo y como está de moda opinar antes que contrastar, diferentes versiones del suceso, a gusto del consumidor, como si la verdad dependiese del color de la camiseta. Así son los nuevos tiempos del nuevo periodismo deportivo que no es “aburrido”. En caso de duda, jaleo.

En el caso de Benzema, que es inocente para quien esto escribe hasta que no se demuestre lo contrario - la presunción de inocencia no depende del equipo donde uno juegue-, el enfoque mediático linda con el surrealismo: los que querían dar vuelo a la noticia hablaban de escándalo y los que optaban por quitarle trascendencia, de malentendido. Otra vez, periodismo de trinchera y versiones diametralmente opuestas: unos defendían que el jugador del Madrid había acudido voluntariamente y otros, que permanecía detenido, bajo custodia policial. De citado a detenido hay un trecho: no es lo mismo dos pelotas negras que dos negras en pelotas. Benzema, absuelto en su día por un caso de prostitución de menores, pillado a más de 200 km/h en la M-30 y reincidente a la hora de conducir sin carné, entró en la comisaría a las 9 de la mañana. Según su abogado, su cliente está “feliz” de aclarar todo. Por lo visto, tendrá que pasar noche allí. Como la verdad, aunque algunos no lo crean, sí importa, el tiempo aportará luz a un asunto muy desagradable: que la policía investigue y la justicia sea firme. Hasta ahora, el Real Madrid, no se ha pronunciado al respecto. Guarda silencio. La prudencia obliga. Hace bien.

Curiosamente, el brazo armado mediático del madridismo, el suministro de estramonio, el que siempre arma ruido cuando la porquería salpica al Barcelona, esta vez se ha quedado mudo. Sin nada que decir. Ellos, los reyes del grito y la vena en el cuello, se han quedado sin palabras, sin reproches, sin mofas, sin encuestas absurdas, sin debates de todo a cien, sin adjetivos calificativos de grueso calibre. Será que cuando el jaleo toma el puente aéreo, los telepredicadores quedan en fuera de juego. Son felices y comen perdices denunciando complots y paranoias con el único fin de esparcir porquería sobre el Barcelona, sea verdad o mentira, pero cuando la cosa va del Madrid, aunque sea de refilón, como en esta ocasión, sus bocas, que suelen ser el tamaño de un buzón, siempre se cierran.

Rubén Uría / Eurosport

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

<no> Re: Hacha Uria

Mensaje por Mingos el 05.11.15 12:33

Excelente este último artículo... la verdad es que el periodismo de trinchera en España se va de las manos... deberia existir un organismo que lo regulase...

Mingos
.
.

Usuario
Masculino
Inscripción Inscripción : 08/06/2015
Mensajes Mensajes : 10297

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

<no> Re: Hacha Uria

Mensaje por Invitado el 05.11.15 13:31

El HACHA

Respeto y memoria

Rubén Uría
5 de Noviembre de 2015

Qué tiempos tan felices aquellos en los que Gil y Gil, después de arrebatarle el club a sus socios para convertir una sociedad histórica en una histérica, le preguntaba a Imperioso si había que echar al entrenador de turno y el caballo contestaba afirmativamente. Qué nostalgia deben sentir los atléticos de aquellas noches maravillosas en los que los despidos de los entrenadores, a los que se contrataba sin saber para qué, se radiaban, en vivo y en directo, para vergüenza del vestuario y algarabía del ego del finado Gil. Qué añoranza despiertan aquellos recuerdos imborrables en los que los atléticos eran felices y comían perdices cuando su equipo aspiraba a ganar todo en verano, se desinflaba en otoño, cambiaba de rumbo en invierno y era el campeón del mundo de mediocridad en primavera.  Qué morriña debe sentir la tribu atlética de aquellos dos apoteósicos 'añitos' en el infierno, donde el equipo no ganaba ni los amistosos pero había campañas de publicidad y anuncios fatalistas que dibujaban al Atleti como un perdedor entrañable, encantado de haberse conocido, porque no conjugaba el verbo competir. Cuanta melancolía debe embargar a los atléticos al rememorar aquellos maravillosos años en los que Bianchi hacía abdominales con el equipo en descenso, en los que Ferrando era el alquimista del Calderón y en los que Manzano soñaba con jugar como el Arsenal, por petición expresa del consejero delegado, que cada verano confeccionaba una plantilla de ensueño con la que disfrutaban niños y mayores.  Cuantos atléticos de bien deben estar pasándolo realmente mal recordando aquellos entrañables recortes de periódico donde el equipo coqueteaba con el descenso y cuantos hinchas rojiblancos deben estar sufriendo como nunca en sus vidas, recordando aquellos tiempos en los que estaban encantados de llegar a la oficina los lunes, para ser el chiste fácil de los aficionados del vecino rico. Dónde va a parar. Aquello sí que era felicidad. Sin duda, una época de prosperidad, paz social y unión.

   Qué morriña debe sentir la tribu atlética de aquellos dos apoteósicos 'añitos' en el infierno, donde el equipo no ganaba ni los amistosos

Hoy el Atlético vive una de las peores crisis de su centenaria historia. Ha ganado cinco títulos en dos años, se codea con los mejores de Europa, es alternativa de poder a los dos ogros de siempre, cuenta con buenos jugadores, tiene un gran presente y un mejor futuro y se ha habituado a ganar siete de cada diez partidos. Algo intolerable. De ahí que esta desgracia, similar a las siete plagas de Egipto, deba ser erradicada con urgencia. No se puede consentir que el equipo esté funcionando con regularidad y que ahora, por primera vez en muchos años, sea capaz de ganar en primavera. No se puede permitir que el Atleti cuente con uno de los mejores entrenadores del mundo (realmente, el mejor), con un cuerpo técnico de elite y con un maravilloso grupo de jugadores, que no son los mejores que el dinero puede comprar pero que rebosan compromiso y entrega por todos los poros de su piel. No se puede admitir que el Atleti se haya colado, por derecho propio, hambre y voracidad, en la mesa de los grandes, cuando la felicidad era plena y máxima con aquella pose elegante de contemplar cómo Madrid y Barça se repartían triunfos y trofeos, mientras los atléticos se peleaban por las migajas y por, faltaría más, mantener su eterno y elegante estatus de marginal convidado de piedra.  No es de recibo que el Atleti, obligado a vender para poder comprar y reinventarse, necesite tiempo cada temporada para que el entrenador acople las piezas de los siete u ocho cromos habituales de cada verano, porque como todo el mundo sabe y los atléticos de bien conocen, la vida era maravillosa antes, cuando los entrenadores del Gilismo, que se conformaban como obedientes empleados con lo que les traían, cambiaban todo para que nada cambiase. Es intolerable que desde que Simeone llegó, los atléticos de bien se hayan aficionado a la terrible y perniciosa costumbre de sonreír los lunes en la oficina, todo cuello, porque ya nadie se ríe de ellos en el trabajo.

   El peso de la historia invita a recordar que el principal enemigo del Atlético siempre ha sido su propia capacidad de autodestrucción

Sin ironía: un mal partido es censurable, un mal resultado es criticable, un mal planteamiento del entrenador merece reproches. Así es la vida. Así es el juego. Así es el fútbol.  Con ello conviven los profesionales. Nadie es más o menos atlético por hacerlo.  Nadie tiene la verdad absoluta y aquí, querido lector, quien esto escribe no tiene ninguna intención de impartir lecciones o repartir carnés.  Sin embargo, el peso de la historia invita a recordar que el principal enemigo del Atlético siempre ha sido la propia capacidad de autodestrucción del Atlético.  Después de los últimos partidos del Atleti – decepcionantes en juego y resultado, no hay que esconderlo-, no ha habido forofo, hincha o gacetillero, letrado o iletrado, que no haya azotado, a dos manos, a un equipo comprometido y a un entrenador que debería figurar por méritos propios en el escudo de la entidad. El fútbol presume de no tener memoria pero los atléticos deberían tenerla. No hace demasiado tiempo, vivían, bendita ironía, en el deleite de la contemplación, en la ansiada calma, cuando su Atleti se arrastraba por esos campos de Dios.  Hoy su Atleti compite, y aunque no lo es,  pelea como el mejor, como reza su himno. Y más allá del resultado, de un puñado de derrotas, de una racha negativa o de un año malo, los atléticos deberían tener la suficiente estatura moral como para tener presente que el orgullo que perdieron durante años se lo devolvió, intacto e inmaculado, Simeone. Ese señor al que quien esto escribe prefiere, con sus cien errores y los próximos dos mil, antes que volver a aquella mediocridad infinita que devoraba al Atlético cuando se arrastraba por esos campos de Dios.  El Cholo no es Dios. No es infalible. Y se equivoca, como todos. Pero es el hincha número uno de un club que ha puesto a funcionar como un solo hombre, es un ganador nato, defiende la camiseta que ama y está comprometido hasta el tuétano.Eso exige respeto. Y sobre todo, memoria.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

<no> Re: Hacha Uria

Mensaje por Mingos el 05.11.15 13:49

Chapeau al Hacha... essencial este su ultimo articulo... Necesário, como los tweets de Iñako, para que no germine la semilla que intenta sembrar Mantallanas cada semana y que parece germinar trás cada resultado negativo... la memória no puede ser tan corta... no en este club... Y alucino como gente se olvida del crédito que se ha ganado Simeone... Que nadie lo ha regalado... se lo ha ganado él y su cuerpo técnico (Y antes como jugador y siempre como fiel aficcionado de este club)

Me quedo con el último párrafo. Lo deberia leer todo el que se diga Atletico y reflejionar un poco...

Mingos
.
.

Usuario
Masculino
Inscripción Inscripción : 08/06/2015
Mensajes Mensajes : 10297

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

<no> Re: Hacha Uria

Mensaje por quin el 05.11.15 16:00

@Mingos escribió:Chapeau al Hacha... essencial este su ultimo articulo... Necesário, como los tweets de Iñako, para que no germine la semilla que intenta sembrar Mantallanas cada semana y que parece germinar trás cada resultado negativo... la memória no puede ser tan corta... no en este club... Y alucino como gente se olvida del crédito que se ha ganado Simeone... Que nadie lo ha regalado... se lo ha ganado él y su cuerpo técnico (Y antes como jugador y siempre como fiel aficcionado de este club)

Me quedo con el último párrafo. Lo deberia leer todo el que se diga Atletico y reflejionar un poco...

Ruben Uría hace un llamamiento al sentido comun y a que no olvidemos de donde venimos y donde estamos. Estoy con él en esta ocasion porque se están sacando las cosas de quicio.

Hay mucho agorero con carnet de periodista empeñados en hacer caer al cholo y desestabilizar al club. Si además en los foros y en las rr.ss se les da cancha a estos tipejos el cocktail explosivo está servido.

Estamos ante una temporada de transicion y quien no quiera verlo así se está equivocando y mucho!


quin
.
.

Usuario
Masculino
Inscripción Inscripción : 07/09/2012
Mensajes Mensajes : 3742

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

<no> Re: Hacha Uria

Mensaje por RojiblancoFtv el 05.11.15 16:37

Respeto y memoria.

Lo que no tienen unos cuantos por aquí.

Grandísimo artículo está vez.

RojiblancoFtv
.
.

Usuario
Masculino
Inscripción Inscripción : 27/05/2015
Mensajes Mensajes : 4429

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

<no> Re: Hacha Uria

Mensaje por Invitado el 11.11.15 8:56

Pechuga', titular indiscutible


Por Rubén Uría

Publicado on 11/11/2015 at 08:07

Perdió el único partido que no podía ganar, el de la muerte, y ganó todas las finales de la vida.
Miguel San Román, el eterno portero suplente del Atlético en aquella época en la que no había cambios, vivió como jugó: con una permanente sonrisa y una pasión confesa que le impulsaba, desde las tripas, cuando nada tenía sentido: "No entiendo mi vida sin el Atleti" Vistió la casaca rojiblanca, su religión oficial y su segunda piel, durante doce temporadas. Apenas en una fue titular. Él siempre lo contaba con una sonrisa que iluminaba cualquier habitación y con un sentido del humor inigualable: "Me dosificaban, un partido por año, así duraba más". Anónimo para el gran público, famoso para el senado colchonero, autoridad moral para los veteranos e ilustre aliado para los periodistas, San Román fue la cara más amable del Atlético. Su menú degustación: una cerveza, unas croquetas y siempre, por supuesto, su Atleti del alma. Su pan de cada día, el calor de de un abrazo, una tertulia animada, una anécdota trufada de historia o un chascarrillo oportuno. Jamás una mala palabra, siempre una buena acción. Miguel era un atlético de mirada limpia y corazón espumoso. Si eras amigo, te estrechaba entre sus brazos. Si eras conocido, te apretaba la mano hasta estrujártela. Y si no sabía quién eras pero podía hacerte la vida más sencilla y echarte una mano, se ponía el primero de la fila. Fue un diez como atlético, pero un once como persona. Miembro de la Santísima Trinidad colchonera, junto a sus inseparables compadres Luis y Pepe, aplicó a su vida una regla sagrada: la amistad como filosofía de vida. Portero, representante, hostelero, promotor de boxeo y magnífico conversador, 'El Pechuga' fue respetado y querido por todos. Cuando el fútbol lloró la pérdida de Luis, él fue la fotografía del dolor más intenso. El de un compinche, un amigo, el de un atlético hasta la médula. Miguel acabó convertido en un mar de sentidas e irrefrenables lágrimas. Las suyas fueron las de toda la tribu atlética al otro lado del río. Hoy la familia rojiblanca llora por “El Pechuga”. Un señor de pies a cabeza, que nunca decía “no” y dedicó su vida a ayudar a los demás. Se ha ido un tipo admirable, la cara más amable de la historia contemporánea del Atlético y una parte del escudo. Ese que Luis exigía que nadie pisara. Ese que marcó la vida de San Román, una personalidad entrañable. Un eterno suplente de la portería y un titular indiscutible de la vida.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

<no> Re: Hacha Uria

Mensaje por Invitado el 13.11.15 0:37

11 DE NOVIEMBRE DE 2015
El grito

“Puede que no parezcan campeones, pero lo son”. Desde el primer día de colegio de Simeone, ídolo de la afición, tuvo que ganarse el respeto desde el banquillo. Lo hizo recuperando la autoestima del grupo. El objetivo: fusionar escudo, equipo y afición. Un reguero de triunfos y títulos (cinco en cuatro años) rearmó la moral atlética. Respeto y memoria: los datos no mienten. Recibió un equipo de cadáveres y lo transformó en un campeón. Su Atlético pisoteó, partido a partido, la prótesis diseñada, durante años, por corifeos de la prensa, ágrafos de poca monta y supuestos atléticos de ética variable. Su Atleti ya no se arrastraba, ya no palidecía ante la adversidad, ya no temblaba ante los grandes, ya no renunciaba sin pelear, ya no se revolcaba, como un marrano en una charca, en aquella soberana memez de la estética del perdedor. El Atlético de Simeone, religión más que equipo, misión más que club, fe más que razón, canalizó la energía negativa que rodeaba al club y, después de años de conformismo y resultados de comparsa, construyó su discurso: “Si se trabaja y se cree, se puede”. Se trabajó y se pudo. Contra viento y marea. Con partidos buenos y malos, pero se pudo. Y más allá de rachas negativas y partidos horrorosos, que los ha habido, durante estos cuatro últimos años, el Atlético ha seguido compitiendo como si no hubiese mañana, convencido de que no hay un premio más estimulante que demostrar a los que no creen que sí, que siempre se puede.

No hay nada más reconfortante que hacer aquello que los demás te repiten que no puedes hacer. El Atlético lleva cuatro años en eso. Ahora no quiere ser un equipo simpático, sino uno serio. Ya no se conforma con una colleja cariñosa, ahora suele repartirlas él. Ya no recoge las migajas que se le caen del suelo al Madrid y al Barça, sino que ahora reivindica su derecho a sentarse en la mesa junto a ellos. Ese nuevo estatus, forjado con camiseta, pertenencia y sudor, se ha construido latido a latido. Y ahí, en esa tarea, al tener éxito, Simeone ha chocado con un enemigo exterior. Uno que no tolera que el equipo sea alternativa de poder. Uno que no transige con la felicidad atlética. Uno que no está dispuesto a permitir que el que no podía hacer nada siga demostrando que puede. Cruyff lo llamabaentorno. Simeone, que tiene una intuición poderosa, estudió el método de sus fiscales: a cada victoria, una pega; a cada título, un descrédito; a cada temporada, una nueva campaña. Cuando ganó la Europa League, se dijo que era el campeón de la Copa de Orcasitas. Cuando logró la Supercopa de Europa, que Falcao se iría al Madrid. Cuando ganó la Copa, se dijo que jugaba a pelotazos. Cuando fue campeón de Liga, que era un equipo violento. Cuando llegó a la final de la Champions roto por las bajas y se quedó a un minuto de ganarla, que había puesto un autobús. Cuando ganó la Supercopa de España, que era un equipo cicatero y rácano. Por cada título, unpero. Por cada temporada en la élite, un palo en la rueda. Simeone advirtió: “No consuman”.

Hoy, con el equipo en obras (no es una sopa instantánea, no funciona así), con un presupuesto de rico respecto a 17 equipos y de pordiosero respecto a Madrid y Barça (más de 400 millones de euros de diferencia y subiendo), Simeone sigue combatiendo, en soledad y sin ayuda de sus superiores, a los que le niegan el pan y la sal a su equipo. Año nuevo, palo nuevo, han sacado la artillería: le colocan el papel de favorito para ganar la Liga (curioso, son los mismos que antes se reían de las posibilidades del Atleti), le presionan con el mantra de “la mejor plantilla de la historia del club” (su calidad se demostrará a final de temporada, nadie creía que los que ganaron la Liga eran los mejores y lo fueron), le condicionan el estilo (es kafkiano que, después de cuatro años, el Cholo tenga que justificar la genética del Atlético y su historia), cuestionan su relación con la grada (dicen que se pitan sus cambios, pero silencian que toda la grada corea su nombre en cada partido), le buscan sustitutos cada semana (que si se va al City, que si a Argentina, que si vendrá Mourinho --risas enlatadas--, que si se marchará al Inter) y ahora, la última moda pasa por afearle a Simeone festejar, desaforadamente, un gol en el último minuto al digno Sporting de Gijón, un equipo valiente, con menos presupuesto que los colchoneros y que vendió muy cara su piel.

"¿Cómo se atreve el Cholo a celebrar un gol así, de manera tan exagerada?". Es muy simple. Está enamorado de la camiseta que defiende, siente como un hincha y lleva al Atleti en lo más profundo de su alma. Su grito fue una liberación. El modo de exteriorizar la rabia que produce ver cómo una y otra vez se miente sobre el equipo. Fue una rebelión ante los que eran felices cuando el Atlético se arrastraba por los campos de Segunda. Fue un grito para sacar toda la frustración de un equipo que trabaja, pero que parece negado y se rebela contra su destino. Fue la descarga de quien vive presionado, por tierra, mar y aire, para que abandone una casa que siente suya. Fue el grito desesperado de un hombre que se equivoca, como todos, pero que trabaja para levantar títulos y no para contentar oídos. Su grito fue el del Calderón. El del hincha que, después de años de abandono y maltrato mediático, no pide que hablen bien de su equipo, ni de su entrenador. Sólo pide que, de una vez por todas y para siempre, les dejen en paz.

Rubén Uría

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

<no> Re: Hacha Uria

Mensaje por quin el 13.11.15 17:03

Articulo con dedicatoria...

Va por ti Matallanas!

Y tambien por ti, Iñako!

Iros a la mierda y dejadnos en paz, añado yo. Por cada uno que pitó al Cholo el domingo hay cien que le ovacionan Ole, ole, ole, Cholo Simeone! Y quien diga lo contrario miente. Y posiblemente lo hagan adrede porque el resentimiento les corroe las entrañas.

Ya no les vemos por el Calderon, es lo que tiene ver los partidos por television...

quin
.
.

Usuario
Masculino
Inscripción Inscripción : 07/09/2012
Mensajes Mensajes : 3742

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

<no> Re: Hacha Uria

Mensaje por Invitado el 16.11.15 22:26

El presupuesto

Por Rubén Uría

- Publicado on 16/11/2015 at 12:51

"Hay una pequeña diferencia con el Madrid: 400 millones de euros de presupuesto”. Desde que Simeone denunció aquella verdad como un templo, el entrenador del Atlético se convirtió en objetivo y blanco fácil de mentes frágiles.

A dos manos, recibió collejas desde la ignorancia mediática más supina. El Cholo se había atrevido a hablar de dinero. Como eso ofende al que lo tiene y la estupidez insiste siempre, recibió jarabe de palo gratis. El periodismo, por supuesto, lejos de afrontar la realidad del debate y verificar su carga de denuncia, decidió desactivar su esencia, sin preguntarse si le asistía la razón. La pregunta del millón era simple: ¿qué quiere decir el Cholo con lo del presupuesto? Su discurso no se refiere a un partido, sino a un campeonato completo. Naturalmente que el Atlético puede competir y ganar a Madrid o Barça en 90 minutos. Como Sporting o Eibar, a casi cien millones de los rojiblancos en cuestión presupuestaria, pueden ganar cualquier enfrentamiento directo a los colchoneros. Eso no está en cuestión. A lo que se refiere Simeone, mal que pese al suministro de alucinógenos y sus terminales mediáticas, es a que Getafe, Real Sociedad o Rayo, que tienen casi 100 millones de euros de presupuesto menos que el Atlético, tienen casi imposible finalizar el campeonato por delante de la tercera economía del fútbol español, porque sería prodigioso, una heroicidad.

Lo que dice Simeone es que cuando el Atlético, con 400 millones de euros de presupuesto menos que Madrid y Barça, ganó la Liga, aquello fue un milagro deportivo tremendo. Algo que parecía imposible de conseguir y que, como se trabajó y se creyó, se pudo. Algo que es muy difícil que suceda o que se repita. Lo que dice el Cholo y lo que no acaba de asumir y procesar el bocachanclismo ilustrado, es que el Atlético tiene presupuesto de rico sobre 17 equipos del campeonato español (saca 30, 40, 50 y casi 100 millones a otros), pero tiene una economía de pordiosero respecto a Madrid y Barça (400 kilos menos). Y esa realidad, que no es un capricho, sino algo que cualquiera que sepa sumar y restar, es algo que el personal, vaya usted a saber por qué, prefiere ignorar o despreciar. Por cierto, a Betis, Rayo, Villarreal, Getafe o Real Sociedad, que tienen menor distancia económica con el Atlético que los rojiblancos con el Madrid o el Barça, no les piden títulos. Al Atlético, en cambio, sí. Básicamente se los exigen – y hasta le colocan como favorito, tela- los que dicen que eso del presupuesto no cuenta, que suelen ser los que, cuando pierden, siempre, pase lo que pase, salen reforzados. Indigencia mental o genialidad, quién sabe.

Aclarado el tema del presupuesto, que tanto solivianta a los que descubren una anomalía en su mundo de Matrix, conviene abordar el tema fichajes. Hay por ahí quien repite, como un papagayo amaestrado, que el Atlético es el equipo que más se ha gastado este verano. Más allá del insondable misterio que supone reflexionar cómo es posible que medio país se perdiera los capítulos básicos de Barrio Sésamo (aprender a contar, del uno al diez), y descartadas las mentes que consideran que el mejor truco para ligar consiste en tener cien euros en el bolsillo (tengo un amigo, amigo de cualquiera, que se llama cartera), urge explicar que el Atleti, para poder comprar, ha tenido que vender. ¿Cómo es posible que “el equipo del pueblo” y el del “presupuesto” haya gastado más de 120 millones de euros en fichajes? Muy sencillo: vendiendo antes por otros 120 millones de euros. Es decir, comido por servido. La realidad del Atlético del “despilfarro” y el “desmadre” es muy cruda: compró por el mismo dinero que vendió. Otros, en cambio, compran sin tener que vender. Habrá quien siga mirando para otro lado y pretenda vender la burra coja, pero la realidad es la que es. Basta con saber sumar y saber restar. Y con tener ganas de hacerlo. Por lo que parece, contar la realidad cuando se habla de dinero en el fútbol, está mal visto.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

<no> Re: Hacha Uria

Mensaje por Invitado el 18.11.15 21:42

‘Acción’ Jackson

Por Rubén Uría


on 17/11/2015 at 11:59

Aterrizó en el aeropuerto de Barajas, después de abandonar la concentración cafetera tras lesionarse ante Chile y en presencia de los periodistas, Jackson Martínez, el chocoano que el Atlético fichó por 35 millones de euros, se confesó a tumba abierta.

A ‘Acción Jackson’ (apodo copyright de Hugo Condés, compañero de Carrusel Deportivo) le preguntaron por su esguince y su rendimiento. Y el colombiano, que hasta ahora ha hablado mucho mejor de lo que ha jugado, reiteró que desea alterar su dinámica y que sigue con su proceso de adaptación. Sin embargo, cuando se le comentó sobre el apoyo del público, ‘Acción’ dejó una confesión reveladora, con sustancia: “El apoyo del Calderón es demasiado positivo. Es un compromiso para mí. Voy a pelear hasta el final. Por mi cabeza no pasa, como dicen por ahí, que ya tengo mi salida lista para la próxima temporada. Voy a pelear al máximo. Me quedaré mientras el club quiera". Es decir, que Jackson, apenas cuatro meses después de haber firmado un contrato por cuatro años con el Atlético, menciona su posible salida del club sin que nadie le haya preguntado siquiera por ello.

Su reacción revela una realidad latente y un estado de ánimo incuestionable. Vive con un alto nivel de auto-presión y un elevado grado de ansiedad. Sabe que, hasta ahora, no está cumpliendo con las expectativas generadas, convive con ello y está ansioso por liberarse de esas cadenas. No vive en una burbuja artificial, le resulta imposible mantenerse aislado de las críticas y como no es de plástico, sino de carne y hueso, está dolido por algunas cosas que lee y escucha. De ahí que, sin mediar pregunta, como destaca mi compañero Carlos Sánchez Blas, de Radio Marca, haya sido el propio Jackson el que haya puesto, encima de la mesa, el asunto de su posible salida. Muy significativo. Hasta descarnado.

El Atlético, camiseta y sudor, ardor guerrero y contragolpe, sigue esperando la explosión del colombiano. El gol se compra caro y el club pagó mucho. El Manzanares, que tiene paladar selecto en cuestiones de pegada (Vieri, Hasselbaink, Torres, Forlán, Kun, Falcao, Costa o Mandzukic), está teniendo paciencia con un jugador al que se le reclama más gol, carácter y combatividad.

Cuenta la leyenda que Jimmy Greaves, uno de los mejores delanteros de todos los tiempos, pronunció una frase histórica durante una sequía goleadora: “Tanto deseo los goles que hasta me duele desearlos”. Jackson está en eso. Desea tanto marcar que, cuando no lo hace, se atormenta. De ahí que hable de una posible salida sin que nadie, absolutamente nadie, le haya preguntado por esa posibilidad. El club cree en Jackson. Simeone cree en Jackson. Los compañeros arropan a Jackson. Y la afición todavía apoya a Jackson. Solo falta que Jackson haga algo por Jackson. Su desafío emocional sólo depende de él. Si el esfuerzo es la magia que transforma los éxitos en realidad, Jackson sólo tiene que aplicar una máxima de Simeone: jugar cada partido como si fuera el último. Un pequeño paso para la historia del Atlético, uno gigante para el futuro del colombiano.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

<no> Re: Hacha Uria

Mensaje por Invitado el 18.11.15 21:44

La Marsellesa, contra el horror

Por Rubén Uría
17/11/2015 at 08:46

No se jugará. La Federación había incrementado la seguridad, la policía estaba escoltando a la Selección y a pesar de las aparatosas redadas por el barrio de Molenbeek, en busca del terrorista huido, tanto España como Bélgica parecían dispuestas a jugar en Bruselas. No hubo caso: el partido se suspendió.

Al filo de la medianoche, el Gobierno belga elevó el nivel de alerta tras los atentados de París y decidió que no se celebrase el partido entre la campeona de Europa y la selección que encabeza el ‘ranking’ FIFA. El motivo, de pocas bromas: el gabinete e crisis revelaba una amenaza real de atentado en suelo belga, un vivero yihadista en Europa. Pasadas las doce y media de la noche, ni el jefe de seguridad de la expedición española, ni los directivos federativos, ni el seleccionador, ni los jugadores, conocían la noticia sobre la suspensión. De hecho, tuvo conocimiento de ello mientras concedía una entrevista radiofónica con los compañeros de Onda Cero.

Bélgica y España tendrán que aplazar su duelo en Bruselas por culpa de la amenaza terrorista, pero ingleses y franceses sí jugarán, en solidaridad con las múltiples víctimas, para demostrar a los terroristas que este es un partido que no pueden ganar. Si los ojos del planeta iban a estar pendientes del caldero hirviente y sagrado de Wembley, ahora, después del aplazamiento del Bélgica-España, el choque tendrá una repercusión muchísimo mayor. Antes del comienzo del partido, los aficionados , casi todos británicos, cantarán La Marsellesa, cuya letra se mostrará en los letreros de Wembley. Los directivos de la FA inglesa fueron contundentes para presentar en sociedad el partido: “El fútbol es lo de menos. Lo de más será demostrar, todos juntos y en el campo, que el terrorismo no puede ganar”. Didier Deschamps, seleccionador galo, fue mucho más allá: “Todo el país se sentirá orgulloso de nosotros. Representaremos a Francia con más orgullo que nunca”.

El gallo francés se sentirá en casa en Wembley. Los ingleses serán, como hemos sido todos en las últimas horas, franceses. Por unidad y solidaridad. Al fin y al cabo, el fútbol existe para representar valores e inculcarlos en la sociedad, a ser posible, de modo y manera ejemplar. Hoy los franceses darán ejemplo. Vivirán un momento emotivo, histórico, de pura piel. Los que escucharon el sonido de las bombas en el exterior del estadio mientras jugaban contra los alemanes y los que sufrieron el horror (Lass Diarra perdió a un familiar cercano, Griezmann tuvo suerte de salvar a su hermana) van a jugar el partido de su vida: uno contra el terror. Uno que jugarán ellos pero que será cosa de todos. Uno que disputarán 22 futbolistas, pero que implicará a todo el mundo. Para rendir homenaje a los fallecidos por el atentado, el arco mítico de Wembley se iluminará con los colores de la bandera francesa, en las pantallas del exterior podrá leerse "Liberté, Egalité, Fraternité" y en los videomarcadores de Wembley, el público inglés podrá leer y cantar las estrofas del himno galo. Contra la muerte, el deporte y sus símbolos. La Marsellesa, contra el horror.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

<no> Re: Hacha Uria

Mensaje por quin el 18.11.15 22:48

Prolífico está el Hacha últimamente... sale a articulo por día.

Me voy a detener en el de Jackson Martinez. Está claro que el colombiano está agradecido al Calderon que le sigue animando y aplaudiendo cuando se retira o salta al campo en su cambio natural con Torres que el Cholo ha repetido en la mayoría de las jornadas disputadas.

Pero ese run run que mantiene la prensa y todo lo que destilan las redes sociales y los foros es lo que le ha llegado a Jackson en forma de crítica por la millonada que se pagó por él y su escaso bagaje de goles que lleva en la actual temporada. Y él lo sabe y sabe igualmente que está en deuda con la aficion que acude todas las semanas al campo y espera mucho más de él.

Estoy seguro que este hombre se exige mucho y le está costando un mundo integrarse en la forma de jugar que le impone el Cholo. En la ultima visita del Sporting le comenté a mi compañero de abono dónde estaba Jackson en el minuto 85 de partido... en el frontal de nuestra área adonde había tenido que bajar presionando a un contrario que se fue en un contraataque hacia nuestra portería como una bala! Y ahí estaba el colombiano pegándose un carrerón para recuperar esa pelota.

Pues bien, esa actitud era inimaginable en sus primeros partidos donde casi todo el mundo coincidió en que le faltaba sangre y no corría más que lo indispensable... Ese Jackson ya no existe, el actual se bate el cobre, lucha e intenta rematarlo todo, eso sí, con escasa fortuna.

No me cabe la menor duda que los delanteros se manejan por rachas, cuando están buena racha las enchufan todas y cuando no es así no le marcan ni al arco iris! Estoy seguro que sus goles llegarán más pronto que tarde y entonces el Calderon acallará las críticas de lo que Gámez definió como "el entorno" sabiendo que el publico es soberano y a quien se deben los jugadores, no a un matallanas o iñako de la vida que intentan poner palos en las ruedas a un vehículo que rueda con paso firme hacia su objetivo y que el domingo se puede poner a un solo punto de él...

quin
.
.

Usuario
Masculino
Inscripción Inscripción : 07/09/2012
Mensajes Mensajes : 3742

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

<no> Re: Hacha Uria

Mensaje por Invitado el 22.11.15 15:28

Cuatro bodas y un funeral

Por Rubén Uría

Publicado on 22/11/2015 at 11:12

La primera boda fue la del Barça, que se casó, de nuevo, con su fiel amiga, la pelota. Esta vez, la redonda, posesión absoluta azulgrana, le dio el sí quiero en el Bernabéu. En cada combinación, cien pases. En cada cien pases, una ocasión. En cada ocasión, un gol.

La segunda boda fue la de Andrés Iniesta, que desposó al público del Bernabéu que, rendido a su calidad, en un gesto de pureza, despidió al manchego con una cerrada y señorial ovación, como hiciese hace diez años con Ronaldinho. La tercera boda fue la de Luisito Suárez, que se matrimonió con la pegada y demostró que es un delantero centro de categoría, mandando a guardar dos balones decisivos con clase, sutileza y elegancia. La cuarta boda de la noche fue la de Piqué, feliz como una perdiz, porque comenzó la tarde siendo pitado y salió del césped viendo como sus haters pitaban…al Madrid. El funeral, con un Madrid de cuerpo presente, fue de época. Cánticos contra Benítez, run-run contra Cristiano y gritos de Florentino dimisión. De propina, sentidos olés para las jugadas del Barcelona y como fin de fiesta, una ovación cerrada a Iniesta. Como epitafio final, megafonía a tope para mitigar la música de viento del respetable.

El Barça hizo lo que quiso, como quiso y cuando quiso con el Madrid que, en manos del ballet de Luis Enrique, fue un juguete roto. Mejor dicho, un pelele. Uno inanimado. Uno al que, en la previa, supuestamente, los jugadores le habían pedido a Benítez aquello de “salir al ataque”. Uno que no atacó, ni defendió, ni presionó, ni tuvo plan. Y aún peor, adoleció de actitud y de rebeldía ante la adversidad. El Madrid, como en Sevilla, fue lo que jamás puede permitirse un club de su historia y grandeza: un puñado de jugadores sumisos. Roto por el eje, destrozado por una lección de fútbol y por unas sensaciones gravísimas, el Madrid se consumió, minuto a minuto, devorado por cada posesión eterna del Barça, por cada gol y por cada pitada. Para el Madrid lo peor no fue nunca el resultado, sino las sensaciones. Como el escaso esfuerzo que le supuso al Barça conseguir ese resultado tan abultado, ya que fue tremendamente superior sin ni siquiera tener que tirar de su mejor versión. El Barça fue mejor en los pequeños detalles y en los grandes, en lo colectivo y en lo individual, en lo táctico y en lo emocional, en la actitud y en el plan. Al Madrid le quedarán cicatrices abiertas. La pregunta del millón, la de los últimos años: ¿Es este Madrid tan bueno como dicen? Hace tiempo que, en soledad, uno sostiene que este equipo tiene grandes jugadores, pero es la mitad de bueno de lo que sus publicistas sostienen. El protocolo de actuación, el habitual. Los jugadores, de rositas. El entrenador, en la cuerda floja. Y del que después de una década no acierta con el rumbo del club, ni una palabra.

El Barça, sin alcanzar su mejor versión, pero con una superioridad aplastante, capaz de lindar con un paseo militar inesperado, humilló al Madrid en el Bernabéu. Increíble, pero cierto: fue coser y cantar. Programado para crecer desde la pelota, el Barça gobernó el partido, golpeó cuando debía, supo protegerse y mantuvo, desde el minuto uno hasta el noventa, el control emocional de un choque que deja al Madrid intubado y en fase terminal. No liquidado, porque queda mucho campeonato, pero sí herido de muerte. No son seis puntos en la tabla, es mucho más que eso. Es una sensación tremenda: estar a años luz del gran rival. Fiel a su culto por la pelota, el Barça adornó su triunfo con sus constantes vitales habituales: toque, distracción, engaño y pegada. El 0-1 fue una obra maestra: Sergi Roberto puso la poesía y Suárez, magistral, cobró derechos de autor con una definición magistral con el exterior. El Madrid era impotencia y el Barça, coherencia. El 0-2 fue una picadura de cobra. Con el Madrid en fase de planicie y su rival en modo trituradora, Neymar, en posición dudosa, superaba a Keylor. En plena indignación del Bernabéu, Marcelo salvó el 0-3 bajo la raya de gol. El monólogo culé era brutal. Si para los oídos de Piqué los pitos del Bernabéu son una sinfonía, los datos del primer tiempo constituían un concierto para piano de los azulgrana: más disparos (9 a 1), más pases (menos de 160 frente a más de 330), más posesión (62% frente a 38%) y más goles (dos por ninguno).

En el segundo acto, lejos de reaccionar, el hundimiento local fue en aumento. El 0-3 llegó después de 20 toques consecutivos, un taconazo excelente de Neymar y una definición extraordinaria de Iniesta, que pateó, con precisión y violencia, para herir más el orgullo blanco. La lectura era demoledora: sin Messi, 0-3. Sin embargo, la peor afrenta posible para el madridismo no pasaba por el resultado, sino por la impotencia colectiva de un grupo superado y desarticulado, al que el Barça dinamitó sobre el césped cómo y cuando quiso. También cuando, lejos de pisar a fondo el acelerador, el Barça se dedicó a contemporizar y bajar revoluciones, limitándose a tocar y abusar de la pelota. Entre los “olés” de los barcelonistas en Madrid y la retranca del madridista herido, llegó el cuarto tanto. Con el Madrid entregado a su suerte y el Barça con un ojo en la calculadora, ya con Messi en el campo, el Barça cerró la cuenta de la noche con otro golazo. Otro de Suárez. Otro después de una jugada colectiva maravillosa, esculpida en elegancia, talento y precisión. Fue la culminación de una soberana lección de fútbol del Barcelona en el Bernabéu. Su recital fue visto, en directo, en más de 170 países, con una audiencia superior a los 600 millones de personas. El planeta entero pudo ver cuatro bodas (los del Barça eran felices y comían perdices) y un funeral (los del Madrid acabaron con peor cara que los pollos de Simago). El Barcelona, con un resultado incluso corto para su superioridad técnica y anímica, convirtió al Madrid en una caricatura grosera. En una colección de cromos cara que, a tenor de lo que sucedió en el campo, también está sobrevalorada. En el Bernabéu sólo existió un equipo: el Barça. Uno que, con su aplastante superioridad con la pelota, se dedicó a acompañar en el sentimiento a un Madrid perdido, entregado y hundido, que asistió, en primera persona, a su propio funeral.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Página 7 de 9. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.