Indios Rojiblancos





Notificaciones
Usuarios


GRUPO DE TWITTER


Hacha Uria

Página 4 de 9. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

<no> Re: Hacha Uria

Mensaje por Invitado el Jue 24 Sep - 14:49

Mordor nos lo confirmó
Por Rubén Uría


Publicado on 03/09/2015 at 18:51

"La culpa no es del Madrid por pecar de pardillo, ni de Florentino por demorar la operación, ni del Manchester por poner trabas en la negociación, ni de Mendes y su pluriempleo, ni de De Gea..."

Mordor, como Puerto Rico, nos lo confirmó. Las terminales mediáticas del único equipo que les ocupa y les preocupa insisten, por tierra, mar y aire, en que la culpa del ridículo por De Gea no es cosa del Real Madrid, que hizo todo lo que pudo y que no cometió ningún error pretendiendo a un jugador a última hora, después de demorar su fichaje durante dos meses, confiando en que esa estrategia funcionaría, así que la culpa es de Van Gaal. La culpa de que De Gea no haya fichado por el Madrid no la tiene el club que, sin tener noticiad del United, que se hacía el despistado, tardó ocho horas en reaccionar, según su propia versión, aportando la documentación fuera de plazo, como atestiguan FIFA TMS, LFP y RFEF, así que la culpa es de Van Gaal. Mordor, como Puerto Rico, nos lo confirmó.

La culpa de que De Gea no acabase en el Madrid no la tuvo ese inexperto presidente que fichó, con maestría, a Figo, Zidane, Ronaldo o James; ni fue de los Glazer, dueños de un club que cotiza en bolsa y se juegan su prestigio, su dinero y el de sus accionistas; ni la tuvo Jorge Mendes, cerrando negocios a tres bandas, contra el crono y al límite, así que la culpa es de Van Gaal. Mordor, como Puerto Rico, nos lo confirmó. La culpa de que De Gea no esté a las órdenes de Benítez no es del Real Madrid, que según la propaganda oficiosa del club, no debe aceptar presiones y debe exigir la cláusula a los que se quieran ir, pero tiene carta blanca para presionar a otros para que vendan bueno, bonito y barato, así que la culpa es de Van Gaal. Mordor, como Puerto Rico, nos lo confirmó.

La culpa de que De Gea no esté donde Mordor querría no es del telepredicador que exige sanción y grada a Di María por querer irse del Madrid, mientras monta un drama porque a otro profesional, de otro club diferente, le mandan a la grada por no querer renovar, así que la culpa es de Van Gaal. Mordor, como Puerto Rico, nos lo confirmó. La culpa de que De Gea no sea blanco no es cosa de las homilías del Saruman servicial de turno, que tacha a Ramos de pesetero por si se va y de víctima a De Gea por si viene; ni es de los tragasables que critican a un jugador del Madrid con contrato en vigor si quiere irse y aplauden a otro, también con contrato en vigor, si quiere fichar por el Madrid, así que la culpa es de Van Gaal. Mordor, como Puerto Rico, nos lo confirmó. La culpa de que De Gea, ex del Atleti que se presentó en Manchester para fichar tapado por una sábana, no haya sido del club en el que prometió no acabar nunca (“ni por un cheque en blanco”), no es de David, que esperó dos largos meses sin atreverse a pedir el “transfer request”, así que la culpa es de Van Gaal. Mordor, como Puerto Rico, nos lo confirmó.

La culpa de que De Gea no sea del Madrid es de Van Gaal, ese entrenador extravagante que ha osado ser una anomalía en Matrix, ese ser maligno que cuando marginó a Valdés, paradojas de la vida, era un santo. Las terminales de Mordor, inasequibles al desaliento, escupen su rabia: la culpa no es del Madrid por pecar de pardillo, ni de Florentino por demorar la operación, ni del Manchester United por poner trabas en la negociación, ni de Mendes y su pluriempleo, ni de De Gea por no pedir el “transfer request”, ni de los socios del Barcelona que lo celebran como un título, ni de de la Unión Europea, ni de la ONU. La culpa es de Van Gaal, por proteger los intereses de su club, por defender a sus aficionados y retener a un jugador al que podría incluso renovar. Van Gaal es muy malo. Siempre negatifo. Mordor, como Puerto Rico, nos lo confirmó.

Rubén Uría / Eurosport

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

<no> Re: Hacha Uria

Mensaje por Invitado el Jue 24 Sep - 14:51

La noche de Rob5rt Lewandowski
Por Rubén Uría

Publicado on 23/09/2015 at 08:16

Marcar cinco goles en menos de nueve minutos. Una plusmarca de extraterrestre, una gesta dorada para la memoria del fútbol. Su autor, Robert Lewandowski.

Un ariete polaco espigado, fibrado, pálido y con cara de buen chico. Lewy convirtió un doblete en un minuto, firmó un “hat-trick” en tres y medio, firmó el póquer en menos de seis y rubricó su récord anotando cinco en menos de nueve minutos. Nunca nadie había logrado tal cantidad de tantos en tan poco tiempo. De hecho, el récord de Lewandowski superó la marca previa de una leyenda del fútbol mundial, Ladislao Kubala que, en 1952, en un Barcelona-Celta, fue capaz de anotar cinco goles en menos de 20 minutos. Lewandowski, que comenzó el duelo frente al Wofsburgo como suplente, hizo cinco en menos de la mitad de lo que logró el mítico Kubala. Increíble, pero cierto. El polaco no logró igualar la marca de Dieter Müller, que anotó seis tantos en la Bundesliga de 1977, en un Colonia-Werder Bremen, pero sin duda, ha logrado que su nombre, por méritos propios, pase a formar parte de los libros de historia del deporte rey.

La obra de arte de Lewandowski, desde anoche una preciada pieza de coleccionista en el museo particular del fútbol, no tuvo desperdicio. Su quintaesencia del gol se edificó utilizando todas y cada una de las suertes y registros que, según mandan los cánones, debe manejar un delantero centro. El primero de la noche fue propio de un cazagoles, made in Raúl González Blanco. De esos en los que el delantero debe estar, en boca de gol, con el gatillo fácil y listo para disparar. El segundo tuvo una factura más bella, con un derechazo ajustado y raso a la base del poste, uno de esos que solía descargar Vieri, cuando ponía la gamba dura en el Calderón, pero con la zurda. El tercero de la cuenta del polaco lo rubricó con esa suerte que encumbra a los elegidos, recogiendo su propio rechace y después de varios rebotes, recordando a aquellos goles de esa máquina de convertir llamada Gerd Müller, especialista en hacer goles de todos los colores y cuanto más feos y extraños, mejor. El cuarto llegó en una media volea que habría firmado el mejor Hugo Sánchez, el rey del primer toque, después de un envío cruzado al corazón del área. Lewy acomodó el cuerpo, alzó la barbilla, armó la pierna y golpeó con una violencia inusitada a la red. El epitafio final llegó con un envío desde la banda al balcón del área. El polaco, en posición acrobática, con un golpeo y una elegancia propias del mejor Van Basten – no en vano, es el único jugador que recuerda a aquel sublime bailarín del Kirov-, reventó la pelota con precisión de cirujano y potencia de torpedo. Cinco goles en 8’59”.

Múnich, Baviera, Alemania y el planeta entero entraron en trance. Habían sido testigos de una fiesta para los ojos. Lewandowski, un delantero de época que, en su día, hace siete años, pudo ser jugador del Sporting de Gijón (fue ofrecido por su agente, Kucharsky, y jamás obtuvo respuesta oficial de Mareo) y también del Real Zaragoza (desestimó su contratación y acabó fichando por el Lech Poznan), completó una exhibición memorable. Lewandowski, el delantero más parecido a Van Basten que hayan visto los ojos de los aficionados – quizá Marco era más elegante y también más regular-, vivió su noche más hermosa. Nadie nunca, jamás, había sido capaz de destrozar tanta portería en tan poco tiempo.

Plasticidad, belleza, precisión, potencia y oportunidad. Cinco goles como cinco soles de un yonqui del gol con dinamita en las botas. Lewandowski no juega en el Madrid, ni en el Barcelona, ni en una selección nacional que aspire a ganar el Mundial, ni tiene como agente a Jorge Mendes (al menos, todavía no), ni tiene el estatus de superestrella mediática de otros jugadores – algunos, con bastante menos talento que él-, pero desde esta noche, a nadie le importa. Su noche más hermosa perdurará, por muchos años, en el imaginario de los buenos aficionados al fútbol. Robert Lewandowski es un pistolero del área. Un killer terrorífico, elegante, sofisticado y frío como una hoja de afeitar. En definitiva, un dios del gol, un alma del nueve largo.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

<no> Re: Hacha Uria

Mensaje por Deadpool el Jue 24 Sep - 14:55

Hanna - indi escribió:
@quin escribió:
@nms escribió:
Hanna - indi escribió:Si no os gusta Uria y molesto subiendo sus articulos me lo decís y no subo más .Saludos.
No, por dios, no te lo tomes a mal, es mas, a mi particularmente me parece un gran periodista y me suelen gustar sus articulos... eso no quita pa que de vez en cuando se columpie, pero como cualquiera vamos.
tu sigue subiendo sus articulos que yo al menos te lo agradezco.

Suscribo el comentario de nms punto por punto. Hanna, yo también te agradezco que subas los artículos del hacha al foro porque creo que Ruben Uría es de los pocos periodistas honestos que quedan, aunque no siempre esté de acuerdo con sus artículos.

Gracias Hanna! :bravo

No es ya por vuestros comentarios.Opino como vosotros sobre Uria
Es que creo que es generalizado aquí en el foro y eso me hace dudar si seguir subiéndolos
Gracias por vuestro agradecimiento y disculpad si os he parecido borde.Saludos a los dos.


Les puedes seguir subiendo, hace tiempo me gustaban bastantes artículos, luego ya me empezaron a gustar menos, y desde el día que escribió el de https://es.sports.yahoo.com/blogs/ruben-uria/la-imagen-del-atleti-175631112.htmlno le puedo ni ver, me pareció el ataque más ruín que se le pudo hacer al Atlético de Madrid, y en el peor momento para dedicarle esa mierda que escribió.Me pareció un hipócrita, y un judas.Y cada vez va a peor, ahora ya como ve que los Atléticos no le bailan el agua a su pluma guionizada, se pasa a otros bandos.El que se las daba de ser un islote en periodismo corrupto, jaja, menudo pájaro.Se pasa el día faltando sutilmente a los Atléticos que no van en línea, falta al respeto de manera encubierta, por no decir su crítica a quienes según él reparten carnets, y él es el primero que los quiere repartir.

Pero que está bien el leerlos, hay cosas tan ridículas como es este caso en el que toca por encima lo que le interesa que dan grima, porque sabe de sobra la realidad de esto, pero lo envuelve en ese halo épico literario, empalagoso hasta decir basta para que, la gente se quede con el joder, como escribe.

Lo dicho, no le trago, pero bueno que, igual que se suben bazofias del As y demás, se pueden subir las del último traidor.

Además hay gente a la que le sigue gustando, no lo entiendo, pero bueno.

Deadpool
.
.

Administrador
Masculino
Inscripción Inscripción : 26/05/2015
Mensajes Mensajes : 17037

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

<no> Re: Hacha Uria

Mensaje por Loquesea 2.0 el Jue 24 Sep - 16:04

@Hanna - indi en mi opinión unos me gustan y otros no, pero lo que escribe al menos sirve para el debate y eso ya es bueno.

Loquesea 2.0
.
.

Usuario
Masculino
Inscripción Inscripción : 27/05/2015
Mensajes Mensajes : 12593

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

<no> Re: Hacha Uria

Mensaje por Mingos el Jue 24 Sep - 16:13

A mi me gusta como escribe. Por unas veces estoy de acuerdo, otras no, me parece bastante veletas con los equipos de moda, pero casi siempre sus artigos son de lectura agradable, lo que ya de si es un Oasis en la prensa actual.

@Hanna - indi no es lo mismo que subir artículos de roncero. XD espero que lo sigas haciendo y te lo agradezco

Mingos
.
.

Usuario
Masculino
Inscripción Inscripción : 08/06/2015
Mensajes Mensajes : 10311

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

<no> Re: Hacha Uria

Mensaje por Adrizzo el Jue 24 Sep - 16:50

Quisiera contestarle brevemente al siguiente escrito (más que una respuesta es un comentario): http://www.eurosport.es/futbol/liga/2015-2016/rivalidad-sana-respeto-y-educacion_sto4923060/story.shtml

Bien, voy a partir de que estoy de acuerdo en algunas cosas y en desacuerdo con otras. Valoro positivamente que digas que actualmente falta educación y respeto entre las aficiones y que los verdaderos rivales de Sevilla, Valencia y Atlético deberían ser Real Madrid y Barcelona. Este análisis moralizante estaría muy bien si hubieras sido imparcial desde que te diste a conocer dentro de tu profesión hasta hoy. Por desgracia, no ha sido así y creo que eres el menos indicado para subrayar esta visión.

Has ensalzado a Sevilla y Valencia en numerosas ocasiones para criticar al Atlético, algo incomprensible dentro de una crítica imparcial, pero de eso no hay ni rastro en tu artículo. Los fichajes y gestiones de Sevilla y Valencia nunca generan dudas, todo es legal, todo parece bien y todos son grandes fichajes. Carpe diem. Todo esto se tuerce completamente cuando analizas al Atlético: si se hace un fichaje importante es porque los dirigentes han hecho algún trapicheo. Siempre habrá algún trapicheo aunque hagan algo bien. Sin excepción, tengas o no razón en tu argumentación. ¿Pasa eso con el Sevilla o Valencia? Sí. ¿Lo dices? No, todo es brillante y admirable, pues en pocas ocasiones subrayas algo negativo de estos equipos. Y si lo haces, el Atlético más y peor.

Uría, no cuela. Me hubieras convencido si este artículo estuviera escrito por alguien que siempre se ha mantenido en la imparcialidad, pero no es tu caso. Hace bastante tiempo que has perdido esa condición, por lo menos para mí. Aún tienes tiempo de convencerme como lo llegaste a hacer años atrás.

Adrizzo
.
.

Usuario
Masculino
Inscripción Inscripción : 26/08/2015
Mensajes Mensajes : 793

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

<no> Re: Hacha Uria

Mensaje por irisazul el Jue 24 Sep - 16:59

Uría cuando se pone romántico pierde totalmente el norte.

irisazul
.
.

Usuario
Femenino
Inscripción Inscripción : 14/06/2015
Mensajes Mensajes : 998

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

<no> Re: Hacha Uria

Mensaje por Invitado el Lun 28 Sep - 12:13

Asignatura: la vida sin Messi
Por Rubén Uría

- Publicado on 28/09/2015 at 11:29

El Barça, que con Messi se coloca en una vía láctea que parece inalcanzable para el resto, ahora tendrá que competir sabiendo que está al alcance de otros.

Ganar después de ganarlo todo es un desafío de una magnitud considerable. Hacerlo tras una plaga de lesiones, después de un comienzo titubeante y sin el mejor jugador del mundo, es un reto gigantesco. Acostumbrado a conectarse a ese respirador artificial llamado Messi, el Barça ahora tendrá que aprender a vivir sin el diez. Una prueba de fuego para medir la estatura de su competitividad. Unas semanas para constatar la fortaleza del grupo, su rendimiento colectivo y su capacidad para voltear la adversidad, cualidades que adornan a los equipos que aspiran a ser campeones. Messi es el centro de gravedad de su equipo, el principio y el fin, el tipo sobre el que orbita todo el fútbol de un equipo que fue capaz de ganarlo todo y que, de no haber tenido al argentino, apenas habría podido soñar con la gesta de la temporada pasada. El Barça, que con Messi se coloca en una vía láctea que parece inalcanzable para el resto, ahora tendrá que competir sabiendo que está al alcance de otros. Asignatura: la vida sin Messi . Un ejercicio de supervivencia que servirá para marcar, a fuego, el futuro del equipo durante una temporada realmente exigente. Si el grupo no se resiente y consigue sacar adelante sus compromisos, crecerá y verá reforzado su carácter primero y su autoestima después. En cambio, si la inercia es negativa, si el equipo no logra superar la ausencia del argentino, el pesimismo envolverá al Camp Nou y la duda se instalará en el vestuario. Superar la fatalidad de perder al mejor de todos los tiempos o no, esa es la cuestión.

El periodo de baja del número uno de todos los tiempos será de ocho largas semanas después de la rotura del ligamento colateral interno de la rodilla de su zurda atómica. El argentino se perderá unos doce encuentros: cinco de Liga (Sevilla, Rayo, Eibar, Getafe y Villarreal), tres de Champions (Leverkusen y doble enfrentamiento ante el Bate) y cuatro de las eliminatorias para el Mundial con Argentina, quedando en el aire su presencia para el clásico ante el Real Madrid. No causaba baja por lesión desde septiembre de 2013, cuando encadenó dos lesiones por culpa de la maldición de su talón de Aquiles, su bíceps femoral. Ahora el Barça, obligado a un ejercicio de subsistencia, tendrá que redoblar esfuerzos para desarrollar su potencial cuanto antes y mejorar su rendimiento colectivo.

Procesado el impacto de la lesión de Messi y asumida su prolongada baja, el Barcelona tendrá que afrontar y resolver una larga fila de defectos, desajustes y problemas que, hasta ahora, incluso con Leo en el campo, no ha sabido solventar. A saber: mejorar el balance defensivo (concede muchas ocasiones, comete despistes impropios de su categoría), repoblar el centro del campo (ahí fue donde el Celta le dañó, arrebatándole la pelota), dotar de profundidad las bandas (Sergi Roberto se ha descubierto un lateral más que aceptable) y mejorar su actitud sin balón (ganó en el Calderón peleando cada pelota dividida y en Vigo se desangró perdiendo todos los duelos individuales en ese ámbito). Fácil de decir, difícil de hacer.

Sin Messi, un arma de destrucción masiva recurrente, el Barça tendrá que mejorar todos sus registros colectivos. No se puede reemplazar al mejor de la historia, pero sí se puede dotar al equipo de un sentido más coral, de un centro del campo más estable – menos largo y sacrificado que con el tridente-y de un sistema defensivo más serio y compacto. La vida sin Messi será dura. En ocasiones, durísima. Ahora bien, del grupo depende que su lesión sea un contratiempo y no un auténtico drama. Es la hora de medir el potencial del Barcelona. Di Stéfano, que en paz descanse, solía decir que ningún jugador es tan bueno como todo un equipo. Este es el gran desafío para el Barcelona. Crecer como equipo hasta convencerse de que están a la altura de un reto mayúsculo, ganar todo después de haberlo ganado todo.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

<no> Re: Hacha Uria

Mensaje por quin el Lun 28 Sep - 14:08

El Barça tiene un calendario poco exigente en liga y se va a encontrar con la ventaja del parón por las selecciones.

No creo que la baja de Messi sea determinante en ninguno de los títulos que pelea. Veo el relato del Hacha un poco dramático y su último párrafo lo hubiera firmado "el Rapsoda del Área"...

quin
.
.

Usuario
Masculino
Inscripción Inscripción : 07/09/2012
Mensajes Mensajes : 3765

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

<no> Re: Hacha Uria

Mensaje por Invitado el Lun 28 Sep - 22:47

Jackson necesita dar mucho más
Por Rubén Uría

Publicado on 28/09/2015 at 15:39

El colombiano todavía no carbura. Y como para toda acción hay una reacción, Jackson debe dar un paso al frente. El público espera más. Simeone espera más. Y él puede, sabe y debe dar más.

Un selecto club de delanteros dejó poso de leyenda en el Manzanares. En el imaginario colectivo de la afición atlética, nombres propios como los de Christian Vieri, Jimmy Floyd Hasselbaink, Fernando Torres, Diego Forlán, Kun Agüero, Radamel Falcao, Diego Costa, David Villa o Mario Mandzukic. El último eslabón de esa cadena de depredadores del área corresponde a Jackson Martínez, un Hércules de ébano colombiano, una máquina de perforar porterías. Un nueve puro que, si fuera del área parece limitado, dentro de ella es un arma de destrucción masiva. Con un currículum envidiable y el don del gol, el Atlético apostó por él pagando 35 M€ por un killer nato. Alguien con la capacidad de ingresar, a golpe de gol, en ese selecto club marca de la casa, a base de rendimiento y poderío en el área.

El asunto es que, más allá del lógico proceso de adaptación al equipo – a Falcao le costó, Kun arrancó en el banquillo, Griezmann fue varias jornadas suplente y Hugo Sánchez incluso estuvo a punto de hacer las maletas de no ser por el difunto y elegante Don Vicente Calderón-, Jackson no acaba de despegar y ser el delantero centro que, a precio de estrella, pagó el Atlético. Nadie duda del potencial del colombiano, ni de su gran aval, su capacidad goleadora -tres temporadas siendo máximo realizador del campeonato luso-, pero a estas alturas de temporada, es incuestionable que el rendimiento de Jackson necesita progresar, porque el equipo no puede esperarle más. El entrenador tiene una exigencia, ganar cada domingo, no tiene compromiso con nadie y el colombiano tiene que ponerse las pilas cuanto antes. A Martínez se le ha fichado por muchos años y se le debe tener paciencia porque no es ningún paquete. Eso sí, hoy el nueve que desean los atléticos está lejos de sus mejores registros. Y ahora mismo, lo preocupante no es que esté por debajo de sus cifras goleadoras, sino las sensaciones que ofrece.

El jugador está inquieto y el público se debate entre la paciencia y el desasosiego. Para toda acción hay una reacción, y espoleado por esa corriente de inquietud que le está envolviendo, Jackson debe dar un paso al frente. El público espera más. Simeone espera más. Sus compañeros esperan más. Y él puede, sabe y debe dar más.Su pasado es su gran aval: a base de reventar porterías, tiene crédito. No obstante, no es ilimitado. Su presente no ayuda: parece desubicado, lejos de su mejor forma, aún no maneja los códigos para descifrar los automatismos del equipo y de propina, se encuentra con la competencia directa, resistente y fiera, de Fernando Torres, una leyenda del club que, aunque ya no es una estrella, cumple, a la perfección, con el rol de soldado que le ha encomendado Simeone.

De Jackson se está empezando a decir, con un punto de crueldad, ue está en modo Tren Valencia, que tiene un punto de desdén y que parece un cuerpo extraño porque su actitud irrita a la grada. Situación delicada. En su esfuerzo y en su puntería, la posibilidad de voltear esa situación. Jackson necesita procesar las críticas, proporcionalmente directas a las expectativas generadas por su fichaje, y asumir que, si quiere triunfar, necesita ofrecer mucho más. Está obligado a crecer en todos sus registros: necesita más intensidad, más ritmo, más choque, más esfuerzo, más caer a banda, más asociarse correctamente, más rebeldía y un espíritu más batallador. En otro equipo sería la estrella. En el Atlético no. Ahí la estrella es el equipo. Y Simeone pide, más allá de goles, que el esfuerzo jamás se negocie. Aquí se corre mucho. A Jackson nadie le va a regalar nada y haya costado el dinero que haya costado, el Cholo le va a apretar lo indecible. El argentino necesita un nueve potente, una referencia, alguien que barra el frente de ataque e intimide defensas. Y eso, más que una cuestión de goles, pasa por una cuestión de actitud. Jackson necesita dar mucho más. Sabe, puede y debe hacerlo.

Rubén Uría / Eurosport

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

<no> Re: Hacha Uria

Mensaje por Invitado el Jue 1 Oct - 12:51

El Hacha

Correa, cicatrices y personalidad
Rubén Uría

30 de Noviembre de -1

“Miedo no llegué a sentir. Sabía que me iban a dormir, que si volvía a despertar era que todo había ido bien y que si no era así, era mi hora y ya está”. Así afrontó Ángel Correa, después de cumplir su sueño de fichar por el Atlético, su ingreso en el quirófano, para someterse a una microcirugía en Nueva York para tratarle un tumor benigno en el corazón. Una cardiopatía menor para un ciudadano de a pie, pero algo bastante serio y delicado para un futbolista de élite, alguien sometido a la exigencia del máximo rendimiento que implica el deporte profesional. La lesión --detectada a tiempo en la revisión médica-- habría podido ser un mazazo para cualquier chico joven que, con 19 años, tenía que afrontar una situación de tal calibre. Habría sido un duro golpe para cualquiera, pero no para Correa. No para un chico hecho a sí mismo, no para un carácter forjado en la calle, no para un talento hijo de la calle y el barrio, no para un chaval que perdió a un hermano y también a su padre siendo apenas un niño.

Angelito Correa, que durante toda su vida ha salido airoso de una constante carrera de superación, apretó los dientes, hizo fácil lo difícil, se operó, pasó meses sin jugar --toda una tortura para un futbolista con maneras de estrella-- y, poco a poco, fue tratando de quemar etapas hasta convertirse en uno más del grupo, en uno más de esa pequeña familia que tutela Simeone. Siempre agradecido, eternamente en deuda con el Atlético, que no le devolvió a su club, ni paró el fichaje, sino que se volcó en su recuperación y en tranquilizar a su familia, Correa pasó el mal trago con entereza, hombría y tesón. Asumió el desafío como una lección más de vida, aceptó el reto y se dedicó a trabajar, en silencio y con constancia, para ponerse al día, entreno a entreno, hasta completar su puesta a punto. Tras seis meses de baja, después de una larga espera, hoy Correa disfruta el presente, mira al futuro y entierra el pasado. Su enorme cicatriz, justo debajo del tatuaje más reconocible --ese que pone “familia”--, le recuerda que la persona siempre está por delante del jugador y que, en esta vida, nada es sencillo. Sin prisa, pero sin pausa, con una dosis de prudencia extrema --la herida del pecho tardó en cicatrizar y había que evitar golpes en esa zona delicada--, el cuerpo técnico del Atlético fue incorporándole, poco a poco, a la disciplina del equipo.

Después de una recuperación paulatina, cuidadosa y complicada, Angelito, una bomba de relojería lista para explotar en el Calderón, tuvo vía libre de los médicos y Simeone, su gran valedor, respiró aliviado. Con él disponible, su Atlético gana un estilete extraordinario, un jugador diferente, un agitador de partidos. Un revulsivo de cañón corto y cintura de goma. Un talento superlativo para los últimos metros, un tipo capaz de girar sobre sí mismo en una baldosa, un punta con descaro y un solista con rebeldía. Alguien que, a pesar de su corta edad, maneja los códigos del barrio, es hijo del potrero y lleva, inoculado en las venas, el sabor del fútbol de la calle. Alguien capaz de dinamitar cualquier partido, de solucionarlo por la vía rápida y de reventar cualquier defensa. Simeone lo sabe, sus compañeros lo reconocen y el Calderón, que tiene olfato para estas cosas, huele a kilómetros el talento de un chico que tiene perfume de estrella. El tiempo y la pelota dirán.

Lo que es indiscutible es que la mejor virtud de Angelito es su personalidad. Esa que le acompaña cada vez que engancha la pelota y el público intuye que algo diferente va a suceder. Esa que demuestra en cada entrenamiento cuando sus compañeros se quedan con la boca abierta cuando conduce la pelota en carrera, rompiendo la presión. Esa que transpira, a pleno plumón, sobrellevando los golpes de la vida. Esa personalidad intransferible que transmite, desde la valentía, alguien que ha sabido sufrir y trabajar, en silencio, hasta revertir una situación delicada que, a base de tenacidad, ha convertido en una lección de vida y superación. Correa atesora muchas virtudes. Ninguna como su enorme personalidad, que tuvo su origen en la fe de su madre, que se desarrolló en el barrio y que hoy, amén de una enorme cicatriz que ya parece uno de sus tatuajes, parece de acero. Con la pelota, Ángel tiene ángel. Y con ella y sin ella, tiene una personalidad aplastante.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

<no> Re: Hacha Uria

Mensaje por Invitado el Lun 5 Oct - 10:01

Derbi: cuestión de actitud
Por Rubén Uría

- Publicado on 05/10/2015 at 08:15

Derbi de direcciones opuestas. El Madrid pasó de la comodidad al sufrimiento. Y el Atlético, de la duda al orgullo.

Derbi de direcciones opuestas. El Madrid fue de más a menos: comenzó dominando y acabó pidiendo la hora. El Atlético fue de menos a más: pareció entregado en el primer acto y cuando se creyó que podía empatar el partido, estuvo a punto de ganarlo. El primer tiempo dejó un poso de sorpresa. El Madrid, que durante los últimos años chocaba contra un Atlético que le planteaba una guerra nuclear en cada pelota dividida, se encontró con un inesperado crucero de placer. Se recostó en el sofá de casa, convirtió el Calderón en su sala de estar y con el gol de Benzema, decidió incluso poner los dos pies encima de la mesa. El Atlético, instalado en la duda, no fue capaz de sacarle de esa zona de confort. El Madrid tocó, se gustó, se dedicó a dejar pasar los minutos y en algún momento, instado por un Atlético inerte, desconocido, creyó que podría ganar el partido con la ley del mínimo esfuerzo. Los de Simeone, desnortados y desconcertados, se quedaron en tierra de nadie. Ni fueron a por el partido, ni se dedicaron a defender y salir. Simplemente, veían la vida pasar. Es lo que tiene creer que por tener jugadores de mucha clase, la tarea está hecha. Nada más lejos de la realidad. Sin intensidad, el Atlético siempre es menos. Y en ocasiones, como la de anoche, mucho menos de lo que él mismo se cree y de lo que los propios jugadores consideran. De hecho, el Atlético ni siquiera fue capaz de aprovechar un penalti absurdo de Ramos. El francés Griezmann disparó con potencia, pero a media altura, y Keylor, todo reflejos, libró al de Camas de lo que tenía toda la pinta de ser la jugada tonta de la semana.

Tras la inevitable cholina del descanso, el Atlético recobró pujanza y brío. Era sencillo. En el primer tiempo no había comparecido, porque el rojiblanco ni siquiera parecía un equipo de Simeone, y en el segundo acto volvió a su ser, desempolvando la receta marca de la casa: insistencia, agresividad e intensidad. Sí,intensidad, esa palabra que muchos desprecian y confunden, incluso adrede, con un concurso de patadas, leña y malos modos. Pulgada a pulgada, el Atlético fue reconquistando el terreno cedido. Es más fácil cuando los del talento, que lo tienen, también se convencen de que, si no corren, la clase no alcanza. Cuando el Atlético se pareció a sí mismo, el Madrid dejó de pasearse por el Calderón en pantuflas y el público volvió a ver el escenario habitual desde que llegó Simeone a los derbis: balón dividido y pierna dura. Una única regla no escrita para todos los contendientes: ni se pedirá tregua, ni se concederá.

Sin un fútbol del otro jueves, con dudas pero con la mirada del tigre restablecida, el Atlético logró voltear el signo del partido. El Madrid reculó, se encerró atrás, se encastilló en su área y dejó pasar los minutos. Cedió metros, espacio y pelota. La idea, aprovechar las urgencias del Atlético para montar una contra y matar el encuentro. Mal negocio. Fue una invitación que el Atlético, herido pero orgulloso, aceptó. Los de Simeone, con más energía que brillo, treparon por el corazón del partido. Casemiro había sacado la escoba y Keylor había frustrado al equipo local, pero el paso y el peso de los minutos reveló la realidad. En la recta final, Vietto niveló después de una buena jugada de Jackson y el Madrid, que en el primer tiempo tuvo el control emocional del partido, acabó enjaulado en su portería y pidiendo la hora.

El Madrid fue mejor en la primera parte y el Atlético, con rotundidad, en la segunda. Simeone reconoció que habían perdido dos puntos porque al final merecieron ganar y Benítez coincidió, colocando los méritos de su equipo en el primer acto. Más allá de los puntos y de la imagen , una conclusión de futuro para ambos aspirantes al título. En el Calderón, este Madrid aprendió que, a pesar de su enorme talento y de su mejoría defensiva, tirar de calculadora demasiado pronto y encastillarse en el área, esperando un contragolpe que no acaba de llegar, denota un ramalazo reservón que un equipo con esa plantilla no puede permitirse. Una cosa es la comodidad y otra, bien diferente, el conformismo. El Madrid no ha hecho su historia con lo segundo. Y al Atlético, aún en obras, con un mundo por mejorar, le queda otra lección para lo que resta de temporada: tener jugadores de calidad, de toque y vistosos, como los que ha fichado, no sirve si no se emplean con la suficiente dosis de intensidad y ambición.

Durante estos cuatro años, el Atlético ha sido pasión extrema, coraje y corazón. Valores reconocibles, que siempre han ido con esa camiseta, y que haya fichado los nombres que haya fichado, no debería olvidar. La filosofía de Rocky Balboa, que entronca con el cholismo y siempre ha parecido acompañar al Atlético, cuando tenía jugadores de más garra que calidad, es muy clara: “La vida consiste en soportar los golpes mientras no paras de avanzar. Así es como se gana”. Hoy el Atlético, después de un primer tiempo con el corazón del tamaño de un guisante y con las dudas a flor de piel, ha reencontrado su valor añadido. Soportó los golpes sin dejar de avanzar y ante la adversidad, un gol en frío y un penalti fallado, logró recomponerse y superar. Así es como se gana. Cada vez que el Atlético lo olvide, se estrellará. Y cuanto más ponga el acento en convencer a los jugadores de calidad que corriendo serán mejores, más alto llegará. Al final, el fútbol, como la vida, es cuestión de actitud. El fútbol, que es un estado de ánimo, no empieza en los pies, sino en la cabeza. Anoche el Madrid pasó de la comodidad al sufrimiento. Y el Atlético, de la duda al orgullo.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

<no> Re: Hacha Uria

Mensaje por Invitado el Mar 6 Oct - 21:10

nueva piel o vieja pasión
Por Rubén Uría

- Publicado on 06/10/2015 at 14:37

Sostiene Valdano que Guardiola y Simeone son únicos, cada uno en su estilo, porque ambos han conseguido que sus equipos sean fieles réplicas del fútbol que sentían como jugadores. Pedirles que cambien es pedirles que se traicionen a sí mismos.

La filosofía del Cholo obedece a palabras como pertenencia, garra, espíritu y equipo. Nunca se ha encadenado a la pizarra, pero sí a la actitud. A Simeone no se le puede encasillar en un fútbol científico, de laboratorio. Su paladar tampoco gusta del fútbol geométrico, exquisito y pulcro. Simeone, un jugador de gran técnica individual – se comenta bastante poco-, entiende el juego como un equilibrio perfecto entre ambición y actitud. De ahí que sus equipos necesiten una sobredosis de energía, un esfuerzo en ocasiones extenuante, un plus para que la técnica y la táctica sean el medio, que no el fin, para armar un grupo sólido. Uno que, además de buen pie, destile ardor guerrero. Ha bastado un duro comienzo de temporada, para que la crítica especializada haya puesto el acento en el cambio de piel de este Atlético. Se habla de metamorfosis atlética, de cambio de libreto, de evolución hacia otro estilo y fútbol. Incuso de la necesidad de cambiarlo todo, como si el pasado reciente hubiese sido algo digno de olvidar.

La realidad es que Simeone no ha cambiado. Está dispuesto a exprimir al grupo para alcanzar la primavera con garantías. Su guardia pretoriana (Godín, Gabi, Juanfran y cía) está dispuesta a morir por él. Los que tuvieron que sacrificar su talento por el bien común del equipo (Arda o Griezmann eran perezosos en defensa y con él ahora son otros jugadores sin la pelota) saben que jugar para Simeone no es sencillo. Y los que acaban de llegar, como Jackson, Vietto o Carrasco, con muchas dificultades para llegar al nivel que el Cholo exige, necesitan convencerse de que aquí, el que no corre, no juega. Cholo no tiene un Messi, así que su Messi debe ser el equipo. Once que ataquen como tigres y once que defiendan como leones. Así ganó una Liga que otros decían que era imposible ganar: peleando como un pequeño para ser el más grande. Hay jugadores que no quieren asumir el reto exigido por el Cholo y otros que, aún sufriendo lo indecible, como Óliver Torres, están resueltos a afrontar un desafío emocional: sacrificar su talento en beneficio del equipo.

Hay quien sostiene que a Simeone, amigo de la adrenalina y el choque, le han fichado solistas de talento pero nula intendencia. Y que el asunto tiene difícil arreglo. Hasta ahora, el equipo está buscando su identidad, redefiniendo su modelo, buscando qué quiere ser. Aún le falta un mundo para cuajar, pero el camino para mejorar tiene una única dirección: lo mejor para el equipo. Hay dos posibilidades: que Simeone ceda a las características de los nuevos jugadores o que los fichajes asuman que, sin intensidad, se pierde colmillo competitivo. Si las hojas del calendario avanzan y el Atlético sigue jugando sin saber qué quiere ser, el equipo se irá desnaturalizando, siendo irregular, como en el derbi, donde regaló un primer tiempo de pasividad y reaccionó con una segunda mitad plena en coraje, agresividad y empuje.

Hay atléticos que, contagiados por el mantra periodístico de “la mejor plantilla de la historia” demandan un equipo más ofensivo y estético. Otros, con más memoria, se fían de lo metabolizado: sudor y contragolpe. Simeone, que ya demostró cómo se podía competir con Madrid y Barcelona, tiene un plan. Su hoja de ruta es simple: el talento, sin hueso, es un conjunto vacío. O tienes ambos registros, o no tienes nada. Está muy bien tener condiciones con la pelota, pero en este Atlético se debe saber jugar sin ella. Está muy bien haber costado mucho dinero, pero en este equipo el coraje no tiene precio. A Simeone le han fichado jugadores de buen pie. Y él los quiere de buen pie y mejor actitud. Muchos creen que el Cholo acabará cambiando de piel y rectificando. Craso error. El equipo está en obras, necesita paciencia, pero sin actitud, el talento no basta. Es una cuestión genética, forma parte del ADN del club. El Atlético nunca fue poesía, sino pasión. Una inexplicable. La de un equipo con buenos jugadores que derrochan coraje y corazón. El secreto de este equipo no está en la táctica, ni en la pelota. Está en el compromiso, en el alma. El Atlético siempre fue pasión. Ya saben, palabra del Cholo: “Un equipo que no se rinde es un equipo en el que creer”.

Rubén Uría / Eurosport

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

<no> Re: Hacha Uria

Mensaje por quin el Mar 6 Oct - 23:56

La intensidad no debe estar reñida con el talento. El día que nuestros recién llegados jóvenes jugadores aprendan lo que el cholo espera de ellos seremos un equipo temible.

Yo soy optimista con este plantel y considero que es muy pronto para llegar a ninguna conclusión. Las críticas a Vietto, Jackson, Carrasco, Griezmann y Oliver e incluso Filipe se volverán en alabanzas según avancen las jornadas y los jugadores se acoplen y adquieran los mecanismos que han hecho que este equipo un grupo competitivo y ganador.

quin
.
.

Usuario
Masculino
Inscripción Inscripción : 07/09/2012
Mensajes Mensajes : 3765

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

<no> Re: Hacha Uria

Mensaje por Invitado el Jue 8 Oct - 15:32

El Hacha

Tiago, un gran reserva excelente

Rubén Uría


7 de Octubre de 2015

Muchos jugadores entran en el Atlético, pero el Atlético jamás entra en ellos. La noche que el Atleti perdió la final de Copa ante el Sevilla en Barcelona, Tiago Mendes Cardoso descubrió que el Atleti, con sus miserias y sus grandezas, había entrado en él. Como esos amores tan apasionados e intensos que nunca mueren. Después de caer en aquella final, tras perder un título, la afición permaneció en el Camp Nou, durante media hora eterna, animando a su equipo. A jugadores que habían perdido, pero de los que no renegaba. En la victoria, humildad. En la derrota, orgullo. La escena, por emotiva, caló en los futbolistas del Atlético. Y trascendió en Tiago. El portugués, que rompió a llorar de manera desconsolada, acaparó la atención de las cámaras. Se sentía culpable de no haber logrado el título y tras ver el comportamiento ejemplar de la hinchada, sintió en su corazón que formaba parte de algo más que un equipo de fútbol. Esa noche notó que las olas de una derrota pueden tocar la playa de los sentimientos. Y que el Atlético, como fe y pasión inexplicable, por calar, cala hasta los huesos. Tiago se sintió en deuda y quiso devolver, partido a partido, ese cariño. Cinco años después de aquella noche amarga --y sin embargo, gloriosa-- el luso se ha confirmado imprescindible para el Atlético. A sus 34 primaveras, como el buen vino, mejora con la edad. Sabe qué camiseta defiende, para quién juega y a quién representa. Experto, maduro e inteligente, Tiago sigue esforzándose por devolver aquella ovación de Barcelona. Ha metabolizado que pertenece a una causa y no a un equipo, y siente que lo que iba a ser una estación de paso, ahora es su casa.

Tiago, que no tiene estatus de estrella cuando debería, aglutina todas las condiciones que cualquier entrenador anhela. Maneja todas las facetas del juego, conoce sus claves, sus secretos y sus registros. Se trata de un hombre discreto, de un líder silencioso. De un tipo que honra su oficio de mediocentro, de un futbolista aseado con la pelota, notable al quite y sobresaliente cuando debe interpretar a su equipo. Pareja de hecho de Gabi, miembro del selecto club de la guardia pretoriana de Simeone (“Para nosotros, Cholo es Dios”), el portugués no es un diez en nada, pero es un ocho en todo. Buen pie, despliegue, visión de juego, llegada y además, juego aéreo, que siempre suma en el laboratorio infinito rojiblanco a balón parado. Tiago es un futbolista total. Un tipo que se maneja en cuestiones de intendencia y es el socio de todos en cada posesión. Sabe con la pelota y sin ella. Braga, Benfica, Chelsea, Lyon y Juventus pueden dar testimonio de su magisterio. Eso sí, sólo el Atlético, impulsado por la influencia de Simeone, ha podido disfrutar de su mejor versión.

En el Atlético, a sus 34 años, el luso sigue impartiendo lecciones. Rebelado en la única batalla que no puede ganar, la de su lucha contra el reloj biológico, y tras evidentes daños en su carrocería (sobrecargas, fisuras de costilla, problemas de cuádriceps, esguinces de rodilla, rotura de escafoides y fractura de cúbito), Tiago sigue siendo para el Atlético lo que el esfuerzo para Simeone: algo innegociable. Más allá de si el físico le respeta o no, de si frecuenta el taller para una sesión de chapa y pintura, Tiago es un motor diésel con ilusión gasolina, un fuera de serie paradójico: el más veterano es el que más juega. El portugués, que en su día se rebajó la ficha medio millón de euros, que se desvinculó del club renovando 21 días después para satisfacción de Simeone, es único. Es ley de vida que un día, no muy lejano, Cerezo acabe diciendo aquello de “vendrá otro, igual o mejor”. En el caso de Tiago, será muy difícil. No hay un futbolista de sus prestaciones en el mercado. Simeone lo sabe: “Es difícil tener dos Tiagos. Dos Tiagos no se pueden pagar”. Discreto, agradecido y orgulloso de pertenecer a una causa que trepa por el corazón, Tiago es un gran reserva añejo. No es eterno, pero lo parece. Tiago no vive una segunda juventud, sino una bendita vejez, trufada de excelencia.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Página 4 de 9. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.