Indios Rojiblancos





Notificaciones
Usuarios


GRUPO DE TWITTER


Hacha Uria

Página 2 de 9. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

<no> Re: Hacha Uria

Mensaje por Invitado el 02.09.15 23:50

Godín, Griezmann y el aviso del Cholo

7 de agosto de 2015 17:36
Rubén Uría

“En otros clubes se puede ganar más plata, pero no hay en Europa cinco o seis equipos mejores que el Atlético”. La frase de Simeone cobra sentido con Godín, el mariscal de campo del Cholo, que ha declinado una oferta mareante del Manchester City para seguir jugando en un equipo al que se ha ganado representar con su esfuerzo e implicación. El uruguayo ha dicho “no” a un sueldo de 6 millones de euros netos y se ha quedado bajo las órdenes de Simeone, mejorando su contrato con la entidad del Manzanares pero perdiendo mucho dinero con su decisión. Hay quien dice que la negativa a los ingleses se ha filtrado para que el charrúa mejore sus condiciones económicas con el club rojiblanco y también quien porfía con la posibilidad de que el asunto haya trascendido porque deja en buen lugar a la directiva, que habría sido capaz de parar el golpe con celeridad. De propina, hay quien sostiene que, si los ingleses ponían los 40 M€ de la cláusula, no se puede creer que los que conjugan el verbo vender hayan dejado pasar una oportunidad de tan grueso calibre. Sea como fuere, en esta ocasión, la intrahistoria es lo de menos. Lo de más es el mensaje implícito de la decisión de Godín. Mejorará su sueldo, aún perdiendo dinero con la oferta inglesa, pero su determinación trasciende a dos interpretaciones que deberían satisfacer y hasta enorgullecer a los hinchas del Atlético. Primero, considera que el club atlético le ofrece más garantías de títulos que el City. Y segundo, valora y pondera su grado de implicación con un club con el que se siente comprometido. Resulta imposible dilucidar si el uruguayo saldrá algún día del Atlético, o si su futura marcha será traumática o elegante. Lo que es incuestionable es el presente. Hechos que confirman que, a la hora de la verdad, cuando Godín ha tenido que elegir entre ganar más dinero en otro lado o perderlo para seguir en un club que siente como su propia casa, ha escogido lo segundo.



Otro nombre propio es el de Griezmann. El diario francés L’Equipe, que suele ser la Biblia en términos de credibilidad, informa que el delantero galo ha ampliado su contrato con el Atlético hasta 2019. La noticia resulta sorprendente, ya que según la web oficial del club, Griezmann firmó en su día por seis temporadas, con lo que más que, si la información del diario galo es correcta, no podría hablarse de extensión de contrato, sino de una renegociación de mismo. Es decir, un año menos de contrato, un aumento de sueldo implícito y una cláusula de rescisión nueva, cuyo importe aún no ha trascendido. Es un secreto a voces que clubes como PSG o Bayern de Múnich se han interesado recientemente en el ex de la Real, una cuestión que el club rojiblanco ha valorado y que ha querido frenar. Los aficionados rojiblancos, con el recelo que, por propia experiencia, suelen guardar hacia la propiedad, tienen dos lecturas sobre el futuro de Griezmann. La primera, que este movimiento asegura que el presente del galo será rojiblanco. Y la segunda, que el futuro del francés podría estar lejos del Calderón. En términos futbolísticos, los pesimistas, que suelen ser los optimistas mejor informados, conjeturan acerca de una posible renoventa. El Atlético, por su parte, niega la información de L'Equipe y asegura que no ha renegociado el contrato del jugador. El tiempo dará y quitará razones. Por el momento, Simeone, que sabe qué tierra pisa, sigue adelantándose a los acontecimientos. Antes del verano aseguró que si había un jugador que no podía salir del Atlético, ese era Godín. El City le ofreció una fortuna y el uruguayo se ha quedado. Y hace unas horas, en las páginas de As, el Cholo especificaba que tiene miedo porque todavía queda mucho para que cierre la ventana de fichajes. Hoy L’Equipe anuncia que el Atlético ha renegociado el contrato de Griezmann. En fútbol no existen las casualidades. Y en el Atlético, desde que uno tiene uso de razón, todavía menos.

Rubén Uría / Eurosport


Última edición por Hanna - indi el 10.09.15 22:25, editado 1 vez

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

<no> Re: Hacha Uria

Mensaje por Invitado el 02.09.15 23:53

Operación Raúl Jiménez
Baile de cifras con el mexicano

13 de agosto de 2015 19:45
Rubén Uría
.
Raúl Jiménez se fue del Atlético, donde nunca lo tuvo sencillo. Se marcha porque aún está verde para la competición de alto nivel, porque careció de minutos y porque nunca pudo voltear un pasado tuitero que algunos aprovecharon para vejarle, llamándole frijolito, y que otros olvidaron, echando agua al vino, hasta ver si respondía al técnico, que fue quien le fichó, un extremo silenciado por sus detractores. Jiménez no triunfó en el Atlético de Madrid, como tantos otros, y ahora se muda a pastos más verdes. Concretamente, al Benfica – otra operación colchonera vía Portugal, uno ya ha perdido la cuenta-, que le ha firmado un contrato por cinco temporadas, hasta junio de 2020. Hasta aquí, la única información veraz, real, contrastada y sin dobleces. El resto de detalles, trufados por la opacidad de los clubes que le contrataron, primero el Atlético y ahora el Benfica, que apuestan por blindar sus intereses y no detallan los números del traspaso, son la resultante de un baile de cifras, informaciones contradictorias e interpretaciones periodísticas opuestas, que varían según la fuente, el medio y la fuente consultada. Que Jiménez se marcha es una realidad. Las condiciones de su venta y el precio real de su fichaje son un Expediente X. A esta hora y mientras se escribe este artículo, sigue siendo un misterio irresoluble.

Cuando el verano pasado el Atlético fichó al mexicano por seis temporadas, cerrando un acuerdo con el América de México, el diario Marca informó que la operación se había cerrado en 10.5 M€. Las cifras bailaron cuando desde México, como reportó Televisa, el Atlético se había comprometido a desembolsar 10 M€ más 8 M€ en variables, según el canal mexicano. De esos variables nunca más se supo. Por su parte, el diario Récord publicaba que las cifras correspondían a 10.5 M€, sin cifras o bonus. En todo caso, la cantidad del traspaso jamás fue revelada, de manera oficial, por ninguna de las partes implicadas, al igual que el resto de términos del contrato entre ambas entidades. Sin embargo, en octubre de 2014, el consejero delegado colchonero, Gil Marín, explicó en la Cadena SER que el 50% de los derechos de Jiménez pertenecía al agente Jorge Mendes. Es decir, el Atlético había fichado a un jugador en régimen de co-propiedad.

Este verano, el Atlético colocó en el mercado a Jiménez. Primero surgió el interés del Oporto, que no se animó a negociar por el mexicano. Días después, Paco Jémez, entrenador del Rayo Vallecano, confirmó al diario Marca que su equipo se había interesado en obtener la cesión del ariete y que la operación se había frustrado porque el Atlético exigía 2M€ por la cesión del futbolista. Más tarde, el canal Claro Sports informó que el West Ham tenía muy cerca la cesión de Jiménez, pero que no había llegado a buen puerto porque Mendes había preferido que el futbolista actuase en el Benfica. El West Ham llegó a confirmar que la llegada de Jiménez era inminente, pero cuando el Atlético parecía haber cerrado los términos del traspaso, apareció Mendes y frenó todo.

Más tarde, medios portugueses contaron que el club encarnado había llegado a un acuerdo con Jiménez por 5 temporadas y que el Benfica pagaría al Atlético el 50% del pase, mientras que la otra mitad seguiría perteneciendo a Mendes. Sin embargo, otras informaciones, también surgidas desde Portugal, fechadas ese mismo día, aseguraban que el Benfica había comprado el 50% de los derechos de Jiménez a Mendes y no al Atlético. Si Benfica compraba el 50% de Jiménez a Mendes, el club de las águilas sólo tendría que pagar una parte de su salario y no todo, como quería el Atlético. La pregunta del millón era sencilla: ¿A quién le iba a comprar el Benfica el 50% de los derechos, al agente o al Atlético? Naturalmente, las negociaciones prosiguieron, pero nadie de ambos clubes fue capaz de aclarar qué porcentaje era el que se iba a comprar, por qué importe y quién era el dueño del mismo. Fútbol moderno en estado puro.

Como el fichaje se dilató, cual gota malaya, siguieron apareciendo diferentes informaciones, la mayoría contradictorias, sobre la operación Jiménez. Concretamente, en el periódico Récord de Portugal, se informaba que el 50% del pase del jugador ascendía a 9 M€. Unos números que chocaban, directamente, con la noticia que aparecía en el diario AS, en el que se publicaba que Benfica adquiría el 50% del mexicano a Mendes por 3 M€ - ojo, 3 M€, la tercera parte de esos 9 que presuntamente costaba el 50%-, y AS apoyaba esa información tras haber contrastado con la oficina del representante portugués, por lo que el Atlético seguía siendo dueño de la mitad del pase, pagando Benfica parte del sueldo del jugador (1M€) y el Atlético el resto, hasta completar su ficha anual. De propina, en México, Uno TV citaba al padre del jugador, y que la operación se había cerrado con un traspaso entre clubes en la que el Atleti se reservaba una opción de recompra por una cantidad no detallada.

Hoy Benfica, que cotiza en bolsa y tiene obligación de acreditar ante la CNMV cualquier operación superior a 15 M€ - esta no lo sería-, ha hecho oficial el fichaje de Raúl Jiménez. Ni el club colchonero ni el luso, a esta hora, han informado sobre las cifras del traspaso, ni los términos del contrato. Diferentes medios de comunicación españoles, entre ellos Mundo Deportivo, informan que el Atlético traspasa el 50% que poseía por 9 M€ (pregunta ¿ya no son 3M€?) y se guarda una opción de recompra que puede ejecutar los dos primeros años, extremo que ninguno de los dos clubes ha confirmado todavía. El baile de cifras, porcentajes y posibles dueños resulta indescifrable. De hecho, su simple estudio a través de los medios de comunicación invita a convalidar física cuántica.

¿Qué 50% ha comprado el Benfica, el de Mendes o el del Atlético? ¿Qué ha costado ese 50%, 9 M€ o 3M€? ¿Quién le filtra a un medio un precio y a otro, otro diferente? ¿Si el Atlético pagó 10 M€ por el 50% de un jugador ahora también le pagará parte de la ficha? ¿Si el club rojiblanco pagó 10 M€ por un 50%, no es una operación ruinosa cobrar ahora apenas 3 M€ por ese 50%? ¿Si pagó esos 10 M€ no es una maravilla financiera vender ese año ese mismo 50% por apenas un 1 M€ menos de lo pagado por un jugador que sólo ha marcado 1 gol en toda una temporada? Demasiadas preguntas, ninguna respuesta. Así funciona el fútbol moderno en estado puro: los cromos se compran, cambian y venden en público. La verdad es más privada, siempre debe permanecer en la trastienda.

Rubén Uría / Eurosport


Última edición por Hanna - indi el 10.09.15 22:00, editado 1 vez

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

<no> Re: Hacha Uria

Mensaje por Invitado el 03.09.15 0:01

Blog Uría: La noche más hermosa del Athletic
Por Rubén Uría

- Publicado on 18/08/2015 at 00:27
El guión era explícito. Remontada o gabarra. En la introducción, temor vasco a la bestia Messi y esperanza culé en volver a ser reanimado por su respirador artificial habitual.

En el nudo, cambio de actitud azulgrana, empuje, gol al filo del descanso del diez y un ejercicio defensivo impecable del Athletic, echando el corazón por la boca. Lejos de la épica que adorna a otros en las grandes noches, el público culé apenas creyó cuando Mascherano rompió líneas, Suárez fabricó una dejada estupenda con el pecho y Messi mató, abriendo la lata a quemarropa.

El desenlace llegó tras el descanso. Fue el que todos esperaban si no mediaba la zurda divina de Messi: el Barça no tuvo puntería, no pudo, chocó con el airbag de Valverde, se quedó con uno menos por expulsión de Piqué y vio, con impotencia, cómo se le escapaba el título. Sucedió cuando Aduriz, uno de esos actores una dosis desbordante de carisma para encarnar un personaje admirable, lapidó las esperanzas culés. Aritz, que bailó al aire libre en San Mamés, sentenció en el Camp Nou. Siempre infravalorado, con menos prensa que otros pero más rendimiento que muchos, el 9 del Athletic ajustició al Barça para darle a su club un título después de una larga e interminable espera de tres décadas. Valverde repitió virtudes y presión en su mejor película como director. Dispuso orden, garra, una tela de araña viscosa en el centro del campo y de propina, contó con Aduriz, una herramienta de muerte perfecta, como una katana de Hattori Hanzo.

El Athletic completó, con toda justicia, su noche más hermosa. Se coronó como el tercer equipo que logra ganar la Supercopa de España sin ganar Liga ni Copa, como el Barça y el Mallorca, y pasó a formar parte del selecto club de Sevilla y Atlético, los únicos clubes que han logrado arrebatarle títulos domésticos a Barcelona y Madrid desde 2008. Fiel a su filosofía, sin extranjeros – salvo Laporte y los de Bilbao suelen decir que nacen donde quieren- y con un presupuesto ínfimo en comparación al de los grandes, el Athletic logró campeonar en un escenario majestuoso, ante un rival poderoso al que derrotó, incluso a pesar de Messi. Generaciones de vascos soñaban con ver ganar un título a su equipo.

No en vano, del once titular del Athletic, sólo tres jugadores habían nacido antes del último título de “los leones”, en 1984, Gurpegi (80), Iraizoz y Aduriz (81). El resto, ni siquiera había venido a este mundo - De Marcos (89), Etxeita (87), Laporte (94), Balenziaga (88); Beñat (87); Eraso (90), Susaeta (87) y Bóveda (88)-, un dato que cuantifica la longeva espera que, después de esta noche, ya forma parte de la historia. El Athletic rompió su sequía a la tremenda, con grandeza, con el punto de épica que siempre ha adornado las virtudes tradicionales de un equipo que, por fin, reivindicó lo que es: un grande de España. Para el Barça, ganar el título menos importante de la temporada era una obligación. Para el Athletic, conquistar un entorchado oficial, una sobredosis de ilusión. Y ahí, apoyado en esa necesidad y ese hambre de gloria, fue donde el Athletic cimentó su éxito. Corrió como un poseso durante toda la eliminatoria, fue mejor en los pequeños detalles (no cometió errores en defensa y tuvo pegada en ataque) y se coronó supercampeón. Zorionak.



........................................................................................................................................................................


Blog Uría:           El ocho

Por Rubén Uría

31/08/2015 at 14:54

Se va el ocho del Atleti. Ese futbolista criticado, al que la gente no quería, que logró salir ovacionado cada domingo por los mismos que no le profesaban afecto. Se va Raúl García Escudero, ese al que se quería vender cada verano y que recuperó para la causa Simeone.

Ese que abrió muchas bocas que le acusaban de falta de clase y que acabó tapándolas todas a base de goles, con una cabeza de oro y una escopeta en ambas piernas. Se va Raúl García, el gol de cada día. Su oficio, competir. Su estatus, conquistado a todo a pulmón, miembro casi fundador de los legionarios del cholismo. Raúl García, historia del Atlético, se muda a pastos más verdes. Su decisión de vida – así lo describió Simeone-, le depara un nuevo horizonte en el Athletic, un club que siempre llamó a su puerta. Allí tendrá minutos. Todos los que su ambición, lo único más grande que su ardor guerrero, demanda. Se va un ídolo del Calderón. Un tipo reservado, honesto, discreto y comprometido. Alguien que nunca quiso ser noticia, que nunca quiso ser polémico, que nunca reclamó los focos de la prensa, que nunca se sintió cómodo aireando sus historias. Se va un tipo recto, de los que tiene palabra. De los que no vive del autobombo, de los que no necesita campañas, de los que no tiene propaganda.

Se va el ocho del cholismo. Se va un futbolista al que muchos aficionados, mayoritariamente los que no son del Atlético, dibujan como un jugador hosco, bronco y protestón. Uno de esos odiosos, de los que quieres tener en tu equipo pero nunca en contra, porque calan hasta el hueso. Se va alguien a quien nunca afectó la fama de “paquete” que muchos, incluso hinchas atléticos, le cargaron a la espalda, siendo condenado por medio Manzanares.

Se va alguien que regó el campo con sudor, que se empleó a fondo y que derribó la puerta del éxito a golpe de gol. Lo hizo con entereza. Con hombría. Absorbiendo las críticas, feroces e injustas, canalizando su energía para mejorar y demostrar que era mejor de lo que se pensaba. “No me quejo, pero todos saben me colocan fuera de mi sitiol”. Aquella confesión de parte a quien esto escribe, en un restaurante madrileño en tiempos de Aguirre, cayó en saco roto durante años.

Por aquellos días, no era fácil ser Raúl García. Es más, a veces, era una tortura. Del ocho navarro había tres. Se contaban con los dedos de una mano. Y sobraban. Él, la verdad sea dicha, nunca dejó de creer. Nunca bajó los brazos. El cambio llegó con Simeone: liberó a García del mediocentro, le acercó al área y le concedió carta blanca para llegar desde segunda línea. Raúl respondió al reto. Con un sobresaliente.

Pieza clave del equipo, maduró, compitió y se forjó una coraza de acero para trepar por los corazones de los atléticos. Si no entraba en la convocatoria de Simeone, al día siguiente acudía a entrenar, en solitario, a las ocho de la mañana. Si no hacía gol en alguna ocasión clara, la mañana siguiente redoblaba esfuerzos en la sesión de tiro. Si no se sentía físicamente a tope, pedía más carga en los entrenamientos.

Si le decían que no podía ir a la selección, crecía aún más y no descansaba hasta ir convocado. Siempre ese punto de rebeldía, siempre ese punto de competitividad extrema. Siempre ese trabajo, silencio y sudor. Con menos prensa que muchos y más esfuerzo que todos, Raúl volteó las críticas y se ganó el respeto del Calderón.

Se va alguien que logró cambiar la opinión de una afición. No hay un título más preciado que ese. Alguien que llegó siendo dudoso y se marcha siendo leyenda. García, además de su gol de cada día, dejó su esencia en el sur de Madrid. Se va superando a Luis Aragonés – el ocho más mítico de la historia rojiblanca- como jugador con más partidos en la Copa de Europa. Y se va con el cariño de todos los que algún día le criticaron. Se va un señor que ha tomado una decisión de vida. Se va el hermano generoso del vestuario, ese que nunca quiso hacer ruido, ese que nunca dejó que otros conocieran su verdadera forma de ser. Se va el tipo que nunca vendió humo y que dejó una estela de goles, sudor y títulos. Se va un hombre.


Última edición por Hanna - indi el 28.09.15 12:08, editado 1 vez

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

<no> Re: Hacha Uria

Mensaje por Invitado el 10.09.15 21:06


El Hacha
Y con el 10, Óliver Torres
Rubén Uría


Óliver Torres, Un talento precoz, humilde, de genes extremeños y mirada limpia, con aire de Torete y descaro de patio de colegio

2 de Septiembre de 2015

A la orilla del río surgió un talento de apellido ilustre, Torres, y nombre de dibujos animados, Óliver. Un talento precoz, humilde, de genes extremeños y mirada limpia, con aire de Torete y descaro de patio de colegio. Uno de esos millares de niños que sueñan con debutar en Primera y que, cuando crecen, tienen deseos más terrenales, como lograr con su esfuerzo que su madre, que lleva toda la vida levantándose a las cuatro de la mañana para limpiar portales, deje de trabajar. Pase a pase, partido a partido, Óliver se abrió paso hasta la primera línea de fuego. La joya de la cantera del Atlético debutó, arrancó elogios, mostró elegancia y generó expectación. Simeone, impulsado por el espíritu de pertenencia al club y el amor por la camiseta, le concedió la oportunidad de debutar. Al acecho y aprovechando el cartucho porque la caza no abunda mucho, Jorge Mendes --buen ojo para los cromos, mejor olfato para el negocio-- se lanzó a por parte de sus derechos. Al chico le sobraba clase. Así que tuvo minutos en un equipo que olía a campeón, y aunque aquel Atleti era más de percusión que de violín, Óliver hizo un esfuerzo tremendo --poco elogiado-- por adecuarse al estilo del Atlético. Y Simeone, siendo consciente de su potencial, hizo otro --poco ponderado por la crítica-- por ubicarle en un equipo de características opuestas a las suyas. Como lo que funciona no se debe tocar y aquel Atleti volaba, el canterano fue cedido al Villarreal. Y ahí, en ese punto, se disparó la rumorología, aumentó la sospecha y se esparció porquería, pretendiendo generar un desencuentro entre Simeone y Torres. Se afirmó, con más opinión que información y más intención que puntería, que Simeone no quería a Óliver. Que se lo había quitado de encima, que no confiaba en él y que con el argentino ahí, durante años, el chico sería vendido o acabaría siendo eterna carne de banquillo.

La realidad, que vende menos que la ficción, pero acaba por imponerse, era sencilla: Cholo, que no es infalible --aunque a muchos atléticos se lo parezca--, trabaja para levantar títulos y no para contentar oídos, se exige resultados inmediatos, vive del presente y necesita realidades para ganar y no apuestas para probar. De ahí que, pese a reconocer el progreso de Torres, le instase a superarse más, con el ánimo de lograr que, si respondía, volviese. No como uno más, sino como parte vital del equipo, como un jugador completo, de jerarquía. Simeone se empeñó en exigir a Torres que fuera mejor, siendo consciente de que, si lo lograba, Óliver le haría, a largo plazo, mucho mejor entrenador. Así que Oli se marchó cedido al Porto para madurar. Y allí, al calor de Lopetegui, su padre deportivo, en un club de primera fila y exigencia, un banco de pruebas ideal para un talento de su clase, mejoró en lo físico, en lo defensivo y en lo táctico. A pleno pulmón, por fin, estaba listo para afrontar, con éxito, el desafío emocional planteado por Simeone.

Cuando regresó de su cesión dispuesto a ganarse el sitio en el Atlético, la leyenda negra sobre Óliver y el Cholo volvió a planear. Voceros mal informados o mal intencionados, que de todo hay, volvieron a la carga: que si el Cholo no lo quería, que saldría de nuevo, que si su relación era nula y que el chico no tragaba a Simeone. Mediado el verano, que Óliver pasó sin vacaciones, sacrificándolas para operarse de los hombros, el Porto volvió a llamar a la puerta. En el transcurso de la operación Jackson, solicitó una nueva cesión. Cuando el Atlético ya había negociado y todo se iba a cerrar, Simeone, ese que según los voceros no quería al chico, truncó la operación. Frenó en seco todo, dejó al Porto sin fichaje y explicó a Óliver que tendría un papel clave en el equipo, que había crecido y que, si él daba todo lo que tenía, jugaría de titular. Así está siendo. Este Atlético sigue teniendo ardor guerrero, pierna dura, defensa de roca y contragolpe supersónico, pero ahora también tiene a un Von Karajan de Extremadura, a un talento diferencial con la pelota. A Arda muerto, Óliver puesto. Lleva el diez a la espalda, se apellida Torres, se llama Óliver y se ha ganado, a pulso, un sitio en un equipo que no negocia el esfuerzo y que necesita su enorme clase. Simeone quería más de él y Óliver se lo ha dado. Ganan ambos, vuela el Atlético.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

<no> Re: Hacha Uria

Mensaje por Invitado el 10.09.15 21:08


El Hacha

El 'despilfarro' del Atlético

La realidad del Atlético del “despilfarro” y el “desmadre” es muy cruda: compró por el mismo dinero que vendió. Basta con saber sumar y saber restar

Rubén Uría

9 de Septiembre de 2015

¿Cómo se puede gastar “el equipo del pueblo” tanto dinero en fichajes? ¿Gastando toda esa fortuna en fichajes, cómo puede llorar luego Simeone del presupuesto? ¿Por qué se gasta ese pastizal el Atlético cuando debe hasta la camisa a Hacienda? ¿Con todo ese dinero gastado en fichajes seguirá diciendo el Cholo que el objetivo es ir partido a partido? Son algunas de las preguntas que, a modo de lluvia torrencial, han tenido que escuchar los atléticos este verano. Ante el desconocimiento, la desinformación, el prejuicio y la demagogia, los aficionados del Atlético han tenido que sacar el paraguas. Del equipo colchonero se ha escrito y escuchado que ha hecho una inversión millonaria, que tiene la mejor plantilla de su historia, que está obligado a ganar la Liga y que es un nuevo rico, que despilfarra millones a su paso, por lo que habrá que exigirle que gane todos los títulos, como si estuviese en igualdad de condiciones con los dos de siempre, el Madrid y el Barcelona. Como la mentira tiene las patas muy cortas, conviene desmontar la teoría del absurdo de los vendedores de crecepelo. Y naturalmente, habrá que ponerse a ello con datos y no con opiniones ni venta de humo.

Al grano: este verano, el Atlético ha invertido en fichajes 123 millones de euros, una cifra que ha sido convenientemente destacada por la prensa europea y, sobre todo, por la patria, que ha puesto el acento en el “despilfarro” y el carácter “derrochador” del conjunto rojiblanco, que ha fichado a Carrasco (15 millones, Filipe (16), Jackson (35), Savic (16), Vietto (20 más 2 en variables) Mensah (6, cedido al Getafe), Santos Borré (5, cedido al Cali) y Kranevitter (8 por el 60% del futbolista, que llegaría de River durante el mes de enero), más el regreso de Óliver y Thomas, que finalizaron sus cesiones. Refuerzos de primera línea. ¿Cómo puede gastar tanto “el equipo del pueblo”? Vayamos a ello. Lo que desconoce, por razones ignotas, el periodismo deportivo -y no deportivo- de este país es que, para afrontar esas operaciones, el Atlético ha tenido que desmantelar buena parte de su plantilla, desprendiéndose de activos vitales. A saber: Arda (34 millones + 7 variables), Mario (5), Jiménez (9), Miranda (14), Mandzukic (19 más 2 variables), Alderweireld (16), Raúl García (8 más 2 en bonus), Manquillo (1, cedido al Marsella), Pizzi (6), Rubén Micael (1,3) y ocho futbolistas más que no han dejado ni un solo euro en las arcas del Calderón.

¿Cuánto ha recaudado el Atlético por esas ventas? De eso, paradojas de la vida, la mayoría de la prensa deportiva no ha querido saber nada. Quizá porque vende más contar lo que el Atlético gasta que contar lo que vende. Entre traspasos y cesiones, el Atlético ha recibido 122 millones. Es decir, apenas uno menos de lo que se ha gastado en fichajes. Comidos por servidos. Conclusión: equilibrio total. Filosofía de vida: para reinventarse, vender para poder comprar. Y todo, habiendo reducido la deuda con Hacienda, que antes era de más de 250 millones de euros y ahora apenas está en los 70-75. Ese es el “despilfarro” del Atlético y su cruda realidad: la de un equipo que es inmensamente rico conforme a 17 equipos de Primera y un pordiosero que vive debajo de un puente en comparación con los dos de siempre, el Madrid y el Barça. Ellos, a diferencia del Atlético, no sólo gastan todo el dinero que quieren en fichajes, sino que jamás se desprenden de sus grandes estrellas. Este verano el Madrid compró por 92 y vendió por 20 (eso hacen 72), mientras que el Barça gastó 61 y recaudó 46 (eso hacen 15), y ninguno de ellos tuvo que vender a ninguna de sus estrellas. Es decir, ellos no sólo mantienen su estructura y a sus mejores jugadores, sino que fichan más. Eso, amigos, es reforzarse. Lo del Atlético es vender para poder comprar: reinventarse. De eso, por lo visto, tampoco conviene hablar en los debates televisivos ni en los radiofónicos. Les da igual.

En los ocho últimos años, el Real Madrid se ha gastado 917 millones en fichajes (recibiendo un retorno de 465 en ventas), lo que coloca al vecino rico del Atlético en una inversión “real” de unos 460 millones, una cifra que triplica el presupuesto anual del “derrochador” equipo rojiblanco. El Barça se ha gastado estos últimos ocho años 705 millones (ingresando 329 en ventas), de los cuales 376 corresponderían al gasto “real” en contrataciones, números que van más allá del doble del dinero que presupuesta el Atlético a lo largo de todo un año. Como esto “no vende” y como es más sencillo hacer titulares XXL que perder media hora en sumar y restar, el periodismo seguirá confundiendo todavía más a una opinión pública que, desde su zona de confort, se permitirá el lujo de exigirle al Atlético que logre los títulos que Madrid y Barça, que tienen los mejores jugadores que el dinero puede comprar y son un pozo sin fondo, deberían ganar por obligación. La realidad del Atlético del “despilfarro” y el “desmadre” es muy cruda: compró por el mismo dinero que vendió. Habrá quien siga mirando para otro lado y queriendo que el personal les compre una burra coja, pero la realidad es la que es. Basta con saber sumar y saber restar. Y con tener ganas de hacerlo.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

<no> Re: Hacha Uria

Mensaje por Ares el 10.09.15 21:23

Gran trabajo Hanna!!!

Ares
.
.

Administrador
Masculino
Inscripción Inscripción : 10/06/2015
Mensajes Mensajes : 8549

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

<no> Re: Hacha Uria

Mensaje por Invitado el 14.09.15 13:08

Atlético: humo y realidad

Por Rubén Uría

De cero a cien en un segundo. Del todo a la nada por un gol. De la euforia a la depresión por un partido.

De cero a cien en un segundo. Del todo a la nada por un gol. De la euforia a la depresión por un partido. Quien conoce, siente o padece por el Atlético sabe, en lo más íntimo de su ser, que el hincha rojiblanco es ciclotímico. En las últimas horas, el Atlético, que se iba a comer a los niños crudos por los pies, que iba a ganar la Liga en septiembre y que tenía mejor plantilla que Madrid y Barça, ahora es un equipo triste, en obras y a años luz de optar al título. ¿Qué ha provocado ese paso de la euforia más desmedida a la depresión más profunda? Es sencillo. El diagnóstico no es nuevo para el enfermo. Así ha sido, desde tiempo inmemorial, gracias a dos factores que generan ansiedad e inestabilidad: primero, la línea de actuación de un club que, como entidad, siempre ha equivocado sus discursos (la estética del perdedor, el pupismo y demás zarandajas) y que, a pesar de los esfuerzos de Simeone, no es capaz de articular su realidad sobre sus señas de identidad, esas que el Cholo predica en soledad y que, demostrado queda, parecen papel mojado cuando los atléticos descubren que, sin esfuerzo, el Atlético es menos de lo que ellos mismos creen.

El segundo factor que provoca el paso de la euforia a la decepción entre los hinchas es aún más sencillo. El Atlético, que es un especialista en solucionar problemas al mismo tiempo que los crea, ha permitido que otros, esencialmente los periodistas – fundamentalmente los afines al palco-, tengan éxito en su sistemática venta de humo, que consiste en ilusionar a base de medias verdades. El abonado atlético, que consume masivamente a pesar de que el Cholo les pide que no consuman, se ha tragado, como un faquir su sable, una retahíla de medias verdades destinadas a generar falsas expectativas y globos de todo a cien, que acaban desinflándose al primer contratiempo. Se ha dicho, con alegría y poca certeza, que el Atlético tiene la mejor plantilla de su historia (la mejor no es nunca sobre el papel, sino la que demuestra más rendimiento), que ha despilfarrado dinero en refuerzos (ha comprado por apenas un millón más de lo que ha recibido por ventas, esa es la gran inversión), que está a la altura de los dos de siempre (ignoran, adrede, el tema del presupuesto que tanto les recuerda Simeone), que tiene grandes figuras (lo que importan son los hombres y no los nombres, así ganó la Liga el Atlético) y que es favorito, candidato y no sé cuantas cosas más al título de Liga (algo que es muy, muy, muy difícil y que se consiguió hace dos años tras un auténtico milagro made in Simeone).

No hace falta ser el más listo de la clase para comprender que, después del tropezón ante el campeón de Europa (con Simeone se pierde ante el Barça de Messi, con otros se caía ante un Segunda B en Copa), muchos aficionados atléticos, contaminados por la venta de humo y la falsa expectativa, se han echado al monte. Que si planteamiento cobarde (así ha ganado cinco títulos), que si hay plantilla para más (recuerden con qué plantillas ganó el Atlético el doblete y con cual ganó Liga y alcanzó la final de la Champions), que si Jackson está en modo Tren Valencia (le falta forma física, lo ve un ciego, paciencia y que se gane el puesto), que si Torres es un ex jugador (sólo ver su sacrificio y su carácter invitan a saber que nadie le está regalando minutos, sino que se los está ganando), que si se echa de menos a los que se han ido (esos a los que, cuando el club les vende, nadie protesta) y que si la abuela fuma (hay jugadores para jugar al toque y tener la posesión). Complejos de nuevo rico, ínfulas de grandeza, pellizcos de monja hacia quien marcó el camino y de quien, al calor del resultado, se desconfía.

La realidad es que el Atlético tiene un buen equipo, que para ser mejor tendrá que hablar menos y correr más, que tiene mucho margen de mejora, que irá por mal camino si cree que es candidato a algo porque será favorito a nada y que, se pongan como se pongan los del suministro de estramonio, no debe levantar la vista del mantra del partido a partido. Para competir, para ser ese equipo serio y más duro que los clavos de un ataúd, el Atlético necesita recuperar eso que algunos, con ínfulas de nuevo rico, desprecian y usan como gag: necesita actitud. Y actitud no sólo es correr más que cualquier rival (el Barça, con más talento, corrió más y mejor), es tener hambre, es morir en cada pelota, es superarse en cada entrenamiento, es querer ser el mejor en cada instante, es perseguir un sueño en el que nadie cree. Actitud: hechos, no palabras. El que quiera consumir, que lo haga, pero que luego no se lleve a engaño. Lo de ser favorito de papel cuché y las formas de nuevo rico jamás han sido parte del ADN rojiblanco. Hace cuatro años que Simeone señaló la hoja de ruta: sudor y camiseta. El resto es humo. El que no esté convencido del plan, que se tire del barco ahora. Después, igual no hay sitio para subirse.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

<no> Re: Hacha Uria

Mensaje por Invitado el 14.09.15 13:15

@Ares escribió:Gran trabajo  Hanna!!!

Bueno total es subir lo que publica ,no cuesta mucho XD ..Gracias Ares ;)


Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

<no> Re: Hacha Uria

Mensaje por Mingos el 14.09.15 13:20

No sé de quien habla Úria, desde luego la mayoria de las reacciones que leo por aqui no reflejan esa forma de pensar o histeria que si se suele ver en otras aficciones como la del valencia.

Será una pequeña minoria, pero parece que lo escribe porque si y si los hechos no corroboran lo que dice, que más dá.

Yo sigo viendo confianza en el grupo y en el técnico y los pies de los aficcionados bien asientes sobre el suelo.

parece que estaba deseando que perderamos para sacar este artículo. Menos mal que fue ante el Barça y porque Messi entró hipermotivado

Mingos
.
.

Usuario
Masculino
Inscripción Inscripción : 08/06/2015
Mensajes Mensajes : 10354

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

<no> Re: Hacha Uria

Mensaje por quin el 14.09.15 14:18

@Mingos escribió:No sé de quien habla Úria, desde luego la mayoria de las reacciones que leo por aqui no reflejan esa forma de pensar o histeria que si se suele ver en otras aficciones como la del valencia.

Será una pequeña minoria, pero parece que lo escribe porque si y si los hechos no corroboran lo que dice, que más dá.

Yo sigo viendo confianza en el grupo y en el técnico y los pies de los aficcionados bien asientes sobre el suelo.

parece que estaba deseando que perderamos para sacar este artículo. Menos mal que fue ante el Barça y porque Messi entró hipermotivado

Creo que se refiere evidentemente a todos esos aficionados que en las redes sociales y en comentarios leídos en los foros de internet y en la prensa han puesto a parir al Cholo por su "cobarde planteamiento" y al equipo por su "falta de actitud".

Unos hablan de que los jugadores actuaron sin garra y con desidia... En fin, que algunos se han creído que podemos competir de tú a tú con los que nos cuadriplican el presupuesto y otros piensan que jugándole al Barça al ataque conseguiríamos ganarles, por más que llevamos cinco años sin hacerlo en Liga y cuando hemos jugado adelantados nos han fulminado al contraataque...

Creo honradamente que esta vez no le falta la razón al Hacha Uría y que la prensa vendedora de humo ha conseguido que la hinchada atlética piense que podemos competir por la Liga con los dos tramposos millonarios. Y eso es muy difícil por más que nos empeñemos por tener el gen competitivo del Cholo.

Ya lo dijo Simeone en su día y convendría recordarlo: No Consuman!!!

quin
.
.

Usuario
Masculino
Inscripción Inscripción : 07/09/2012
Mensajes Mensajes : 3844

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

<no> Re: Hacha Uria

Mensaje por Invitado el 17.09.15 15:54


El Hacha
La ambición de Griezmann
Rubén Uría

16 de Septiembre de 2015

No hace mucho que quien esto escribe se descolgó en Carrusel Deportivo con una frase lapidaria: “Con balón y sin balón, no hay tres jugadores mejores que Griezmann en esta Liga”. Jesús Gallego, director del programa, ponderó el punto de vista y quiso convertirlo en un minidebate en las redes sociales. Naturalmente, una inmensa mayoría no compartía mi punto de vista. Unos porque apenas ven los partidos del Atlético con asiduidad, otros porque consideran que, más allá de Messi o Cristiano, existen jugadores mejores, como James, Modric, Suárez, Iniesta o Neymar. La frase quedó ahí y cabe suponer que, de ahora en adelante, los días buenos del francés alguien me dará la razón y los malos, recibiré jarabe de palo. Lo curioso del asunto es que, antes de haberme posicionado de manera tan visceral sobre la condición y estatus del delantero galo, él mismo realizó unas declaraciones que nadie tuvo a bien analizar en toda su dimensión: “Trabajo para intentar alcanzar a Messi y Cristiano”. La primera lectura es que Antoine Griezmann, que no tiene la devastadora magia del argentino ni la potencia de fuego del portugués, que no juega en el Barça, ni en el Madrid, ni tiene su reclamo publicitario, es muy ambicioso. Su declaración de intenciones, que para muchos podría considerarse incluso una herejía, porque aspirar a alcanzar a esos dos monstruos podría estimarse como una fanfarronada, supone algo más que una meta y una aspiración personal. Es un estímulo. Un desafío.

El francés es oro puro, es el arma de destrucción masiva del Atlético, ha perfeccionado todos sus registros como jugador, ha mejorado sus movimientos con la pelota y ahora, gracias a Simeone, también es un jugador extraordinario sin ella. Tamaño pequeño, velocidad grande, apunta a delantero de época. Nunca lo tuvo fácil. Desdeñado en categorías inferiores por su estatura, apartado de la selección francesa por indisciplina o relegado en el Atlético a la suplencia --a pesar de haber costado 30 millones de euros al club--, siempre ha tenido una solución para cada problema. Clase infinita, elegancia natural y el gol como un don que se le cae de los bolsillos, Antoine maneja todos los roles que un entrenador querría para un equipo: segundo punta, referente en banda, estilete desde el enganche y hasta nueve puro de manera ocasional. Griezmann es capaz de barrer todo el frente de ataque de su equipo y liderarlo con regularidad. Y es así porque su ambición, desmedida, le incita a trabajar pisando el acelerador a fondo, porque anhela ser mejor, crecer, perfeccionarse y asumir el reto de intentar acercarse a monstruos del fútbol a los que el resto de mortales considera en una vía láctea inalcanzable.

Monsieur Antoine --copyright de mi compañero Hugo Condés en la SER-- ya no es sólo un buen jugador. Ahora es una estrella. Y no sólo por sus goles, de todos los colores y en todas las posiciones, sino porque siempre sale victorioso de sus desafíos. Fue capaz de desprenderse de su fama de díscolo, de encontrar su lugar en el vestuario, de reciclarse de la banda al área, de aceptar su suplencia con silencio y revertir la situación con trabajo, de ganarse al público por su humildad y ahora, en efervescencia, se ha autoimpuesto un desafío brutal. Apuntando al sol, se ha colocado el listón en las nubes, asegurando que trabaja su velocidad de relámpago y su definición exquisita para alcanzar a dos jugadores lejos del alcance de casi todos, Messi y Cristiano. Muy pocos tendrían el atrevimiento de decir o siquiera insinuar esa posibilidad. Griezmann ha tenido esa osadía y parece dispuesto a perseverar en ese intento. Es más que posible que ni pueda acercarse al nivel descomunal del diez del Barça y el siete del Madrid, pero Antoine lo quiere intentar y, en esa tarea, sólo habrá un gran beneficiado: el Atlético. Cualquier otro jugador se habría conformado con ser la referencia de su equipo, con ser su máximo goleador o incluso con recrearse en su condición de ídolo de la grada. A Griezmann no le basta. Quiere explorar sus límites, saber hasta dónde llega el perfume de su extraordinaria clase. Pura ambición.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

<no> Re: Hacha Uria

Mensaje por nms el 17.09.15 16:20

Hanna gracias por el curro que te pegas

nms
.
.

Usuario
Masculino
Inscripción Inscripción : 08/06/2015
Mensajes Mensajes : 1729

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

<no> Re: Hacha Uria

Mensaje por Invitado el 21.09.15 16:10

@nms escribió:Hanna gracias por el curro que te pegas

Gracias nms ,saludos.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

<no> Re: Hacha Uria

Mensaje por Invitado el 21.09.15 16:11

Torres, el obrero del Atlético
Por Rubén Uría

Publicado on 21/09/2015 at 11:13

Ayer fue estrella y supo serlo. Hoy es obrero y sabe serlo. Una actitud inteligente y positiva. La de alguien que siempre suma.

Nunca fui miembro del club de fans de Fernando José Torres Sanz. De hecho, uno se sintió cuerpo extraño, minoría entre una generación completa de atléticos enamorados de un símbolo eterno, de un icono del arte de vivir en rojo y blanco. Torres, uno di noi. Más que un jugador, un modelo de atlético. Alguien que conoce esa pasión inexplicable de un sentimiento que se transmite, de padres a hijos. Alguien enamorado de la camiseta que defiende. A Torres le adornan múltiples virtudes, pero una destaca por encima de todas: su personalidad. La tuvo con apenas 18 años, obligándose a cargar con el peso muerto de una institución histórica que era un gigante dormido hasta que llegó el Cholo. La tuvo cuando decidió asumir que debía irse para crecer, ganar títulos y alternar goles, fama y fortuna. La tuvo cuando vivió una pertinaz sequía, cuando el precio de su traspaso le persiguió hasta rincones insospechados. La tuvo cuando su tropa de fiscales- que es incluso más numerosa que su club de fans-, le acusó de estar sobrevalorado y ser un piernas. La tuvo cuando asumió que jugaba para ganar títulos y no para contentar oídos. La tuvo cuando los que siempre le han despreciado – mayormente por decir no a ese equipo al que todos dicen sí-, sentenciaron que era un ex jugador, un paquete y un lastre. La tuvo cuando tuvo que escuchar y leer que su regreso era un paso atrás para el Atlético y que ya no tenía nada que ofrecer. La tuvo cuando alternó minutos, suplencia y titularidad con otros delanteros con los que mantuvo una competencia leal, sana y digna, demostrando que es capaz de jugar cada minuto como si fuese el último de su vida.

Torres, que durante la primera etapa de su carrera abrió bocas y ahora las cierra, siempre ha sabido adaptarse a todo. Ya no es la estrella rutilante de antaño, ni tiene velocidad de Ferrari, ni es la foto de las carpetas de las niñas, ni es un relámpago adolescente en un mundo de hombres. Ahora es un hombre hecho y derecho, un profesional comprometido hasta el tuétano y un señor que asume el rol de soldado que le han encomendado. Alguien que, lejos de conformarse con el papel que le ha tocado en la superproducción atlética, se está atreviendo a reescribir el texto de su guión a base las dos palabras que mejor encajan en el cholismo: sudor y camiseta. Torres está como un avión, ha mejorado su físico, ha progresado en cuanto a su velocidad, aporta su experiencia y conserva intacta su ilusión de juvenil. Hay quien prefiere ignorar la realidad, quien vive enrocado en ese prejuicio crónico que asegura que Torres está sobrevalorado y quien seguirá aplicándole una ley no escrita que contempla que está obligado a hacer el doble que los demás para alcanzar un estatus que a otros se les regala. No importa. En realidad, nunca fue relevante. Torres nunca fue Maradona. Ni Messi. Ni Cristiano. Ni falta que le hace. Torres es Torres.

Dice Pedro Simón, que escribe como los ángeles, que el secreto del éxito de Torres es que pertenece a ese selecto club de futbolistas que además de no perder el norte, jamás olvidan su sur. Esa personalidad transmite unos principios fundamentales en la inercia ganadora y positiva de un grupo. Inyecta los valores de un tipo que lo ha ganado absolutamente todo y que, lejos de limpiarse de responsabilidades y refugiarse en su pasado de estrella del fútbol mundial, no sólo ha sabido reciclarse, sino que se ha mantenido en la brecha con una constancia de vértigo y un silencio respetuoso. Lejos del estereotipo de estrella y desde la normalidad más absoluta, en un futbol convertido en negocio, en una industria que desdeña sentimientos para engordar bolsillos, Torres ha vuelto a reivindicarse con un comportamiento ejemplar. Con gestos, palabras y hechos que ahora no están de moda, pero que obedecen a los códigos más puros del fútbol y la vida: sacrificio, humildad y equipo. Él nunca se ha preguntado qué puede hacer el Atlético por él, sino qué puede hacer él por el Atlético. Ayer fue estrella y supo serlo. Hoy es obrero y sabe serlo. Una actitud inteligente y positiva. La de alguien que siempre suma. Torres es un conjunto vacío para muchos que miran, pero es un tesoro para los pocos que, además de mirar, ven.

En la maravillosa Una historia del Bronx, el hijo de un obrero italiano discute con su padre acerca de la admiración que profesa por Sonny, el gánster amo y señor del barrio. En mitad de la discusión, el pequeño grita: “Sonny tiene razón. Los obreros son todos unos pringados”. El padre replica: “Se equivoca, no hace falta valor para apretar un gatillo, pero sí para levantarse cada mañana y vivir de tu trabajo. El obrero es el auténtico tipo duro. Tu padre es el tipo duro”. El chaval insiste: “Pero papá, todo el mundo quiere a Sonny, como a ti en el autobús papá”. El padre zanja la conversación: “No hijo, no es lo mismo. No le quieren, le tienen miedo. Es muy distinto”. A Fernando José Torres Sanz, que fue una estrella del fútbol mundial, le gente no le teme, sino que le quiere, que es muy distinto. Y ahora, los atléticos deberían quererlo más que nunca, porque este Torres es el que se levanta cada mañana para vivir de su trabajo y sacrificarse por su equipo. Es el obrero del Atlético. El auténtico tipo duro.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

<no> Re: Hacha Uria

Mensaje por Papabólico el 21.09.15 19:03

Muchas gracias, Hanna - indi. : way :

Bien por Torres.
Pero traer a colación esa conversación padre-hijo de Una historia del Bronx comparándola con la situación de un futbolista multimillonario, sea lo currante que sea, tiene tela, Uría. : wajaa :

Papabólico
.
.

Usuario
Masculino
Inscripción Inscripción : 23/07/2015
Mensajes Mensajes : 1884

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 9. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.